202012071340 Zettelkasten

Ayer aproveché que estaba delante de la chimenea para reiniciar mi sistema de archivo. Hacía frío y necesitaba calentarme. Hacía frío y el papel ardía bien, demasiado bien, incluso el escrito con tinta verde, así que no lo dudé.

Mientras ardían los papeles, leía Zettelkasten. De hecho, transcurrí toda la tarde sentado frente a la chimenea leyendo ese blog, y arrojando papeles antiguos al fuego. Serían las ocho y media cuando lo decidí: debía reiniciar mi sistema de archivo. Di por invalidado todo el material que durante años había estado recopilando, transcribiendo y que ahora solo permanecía almacenado a la espera de arder; tanto papel almacenado, tantos bits ocupados seguían ahí, en un fichero de la biblioteca, porque no sabía muy bien para qué iba a utilizarlos. Quizá logre recuperar alguna pieza, pero dependerá de si logro coserla al nuevo sistema mediante zettels. Todo no ardió ayer, claro. Trataría de recuperar esa pieza de conocimiento para vincularla a una nueva elaborada a partir de mis palabras y no contentarme con las palabras dichas y escritas por otros. Transformar la cita, el texto, en algo propio. Ese será ahora un principio básico de mi nuevo sistema.

El motor de mi antiguo sistema de archivo era un huero afán por archivar y contener en papel y en tinta pensamientos, palabras y textos de otros, a ser posible bonitos e impactantes. Pero sin modificar. Sin tratar. Sin traducción a mis esquemas mentales. Textos que, al no estar digeridos por mi seso ni por mi vida, se quedaban en eso, en meras transcripciones copiadas y finalmente acumuladas. ¿Para qué sirve eso? Para nada. Si no sirven para construir conocimiento, solo sirven para gastar tinta y ocupar un espacio. Zettelkasten me ha abierto el seso. Había vivido durante todos estos años en la falacia del coleccionista: coleccionaba citas, tarjetas índice llenas de notas y pensamientos sin cocinar, papeles por todos lados en soporte físico y en digital.

Hoy quería reflejar este hito, o este mojón y poste, con esta entrada, que me servirá para indicar la dirección de mis caminos hacia un nuevo territorio del conocimiento y que iré ilustrando por aquí. Nunc Coepi! Hoy recomienzo un nuevo sistema de archivo personal y de estudio que estará basado en los principios del Zettelkasten, sistema original ideado por Luhmann.

¿Qué es un zettel? Un zettel es una pieza de conocimiento, argumento o concepto que, elaborado, traduce a tu entendimiento lo que ha escrito sobre un tema otro individuo. Es una pieza de conocimiento escrita con tus propias palabras. Escribir con tus propias palabras es, quizás, lo más importante. Es una garantía para que puedas incorporar esa pieza a tu bagaje académico, profesional, mental y por qué no vital.

De hecho, a partir de hoy, las entradas de este blog manarán de este sistema de archivo, que queda inaugurado.

Todo continuará, claro… Suscríbete para no perderte nada:

Actualización 202012082102: “Zettelkasten–Cómo un erudito alemán fue tan increíblemente productivo“, de David B. Clear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .