Glosa 1: Glosare

Glosa 1: Glosare[1]

¿Qué es una anfibología?
Un vicio.
¿Eres capaz de descifrar el significado de anfibología a partir de este fragmento? ¡Yo!:
«Esa devoción lingüística de Inclán puede moverle a estructurar…»
¿En qué Inclán estás pensando? Yo.
Prosigue, anda. .
Prosigo:

«Esa devoción lingüística de Inclán puede moverle a estructurar un cuento sobre el filo entre las dos acepciones de la misma palabra como sucede con la anfibológica “escatología”, que le permite acercarse a la figura de Arnau de Vilanova en tonos quevedianos como impredecibles”[2].

[2]

Estructurar = armar = construir = escribir. Equivalencias no anfibológicas.
Sobre Arnau Vilanova (un sabeóh), o Villanueva. Escatología. Inventar un cuento entre el primer significado de escatología y el segundo significado de escatología.
Significado primero: Tratado de cosas relacionadas con los excrementos. Conjunto de expresiones, comportamientos, imágenes, soeces por manifestar cosas relacionadas con los excrementos[3].
Significado segundo: Conjunto de creencias relativas a la vida de ultratumba o tratado de ellas[4].
¿Qué es, entonces, anfibología? Él.
Un vicio. Un vicio con el que inventar un cuento. Un cuento ambiguo. Los personajes se equivocan y juegan. Juegan mucho con los significados. Jugar. A la ambigüedad. Jugar a las cartas también es un vicio. Como el nepotismo. Otro vicio inveterado de la administración dice María. Del latín vitium, descuajar casi, quitar. Vino, ¿no? De desvariar por el vino tampoco. Hacer el juego de los triles con los significados, de eso se trata. El juego de los triles anfibológico con la escatología. ¡Qué mierda!
No, ¡qué jocoso!
Jocoso Quevedo. Quevedo lo complica todo. Quevedo y Valle-Inclán. No es Valle-Inclán. Es Inclán, a secas. Se lo monta entre dos significados. Se baja al callejón y es capaz de tirarse toda la tarde jugando con el balón entre las dos pareces que cercan el callejón. Y escribir un cuento, que es un callejón sin salida.


Incluso lo compraría solo por su portada

Me quiero leer su libro. Y yo, dadas las circunstancias… De Inclán (Jekyll&Jill, 2020). ¿Valle mucho? No, veintiuno con envío. Me lo quiero leer mucho. Quizás encuentre ahí el cuento que leí hace catorce años de dos a través de una pared de WC. Qué escatológico. Sí. Sin balón. En un cuento se puede jugar sin balón.
¿Qué, entonces, anfibología? Ahora elides, ¡cabrón!
No, juego. Es un juego, es un vicio, es un tono quevediano. Filo de cuchilla verbal. Para.
La puritas es la corrección gramatical de la lengua empleada. El orador o el literato, en su afán por elaborar un discurso bello, se ve en la necesidad de apartarse de la norma establecida, y, de este modo, puede incurrir en el barbarismo (palabra incorrecta) y el solecismo (construcción sintáctica viciosa).[5] Te lo he dicho: un vicio. Esto de Azaustre: 1997, 80. Por si.
Qué follón. Qué escatológico: «A los hechos les importan un mojón tus sentimientos». Ya.
Resquiescat, pues. Redobla mejor. Amén. In Puritas Bach.  ¡Bárbaro!


  • [1] 1ª, 2ª (usted) y 3ª persona del singular del futuro simple del subjutivo del verbo glosar, anagrama de logras.
  • [2] Vicente Luis Mora en «Dadas las circunstancias». Diario de lecturas 26.04.2020: https://vicenteluismora.blogspot.com/2020/04/dadas-las-circunstancias.html
  • [3] María Moliner
  • [4] Y más: María Moliner
  • [5] Además de barbarismo y solecismo, las dos categorías principales, a partir de la teoría de Donato (Ars maior, III, 6, 3) se contemplan también otros vitia subordinados a aquellas, entre los que destacan acyrologia (voz usada en acepción impropia), pleonasmo (vocablo superfluo), tautología (repetición inútil del mismo término o concepto), cacosyntheton (desorden sintáctico) y anfibología (ambigüedad semántica).

Anticonstitución Española

IMG_2840

Creo que el futuro de España depende, con urgencia, de que la Constitución recoja el verdadero Volkgeist nacional, y reconozca de forma legal y coercitiva la aversión a las leyes, garantizando el derecho fundamental de los ciudadanos a no respetar los derechos fundamentales de los demás, a menos que se lo merezcan en opinión de uno, o sean seguidores de cierto equipo de fútbol (el de uno), o sean miembros de cierta peña vecinal, de cierto grupo de escalada, de cierta cadena de televisión, de cierto colegio profesional, o de cierta ideología (la propia). Redactemos entre todos una Constitución negativa, una Anticonstitución Española, que permita a los ciudadanos en su primer artículo el incumplimiento del resto del articulado, y que aliente el viva la Pepa (el ético, no el histórico), amparando la irresponsabilidad que de todas formas van a demostrar los gobernados, declarando la legalidad de la ilegalidad y, finalmente, acabe por liberarnos a todos de la inmemorial culpabilidad a la que un sistema anacrónico de pensamiento nos ha arrastrado. Esta Anticonstitución nos haría sentir aliviados y redimidos, respaldando nuestro derecho natural de hacer lo que siempre hemos hecho con un terrible sentimiento de culpa (no creyente, pero sí sociológico). Aprobemos la Anticonstitución Española que anhelamos y que reflejaría nuestra verdadera identidad, una identidad nacional profunda y enemiga de la solidaridad, que tendría la ventaja añadida de ser respaldada sin ambages y con un entrañable abrazo de patriotismo incluso por los catalanes, gallegos y vascos más separatistas, y quizá sobre todo por ellos.

Fred Cabeza de Vaca es artista y crítico de arte

En la actualidad dirige la Fundación Beaufort

Delicioso fragmento extraído de Fred Cabeza de Vaca, de Vicente Luis Mora. XXVIII Premio Torrente Ballester.

La leo, la estoy leyendo, por la página 126; tomo fotografía para el post y sigo estudiando…

PD: Descubro que Fred es leyente de Dostoievski; y eso me emociona.

«¿Qué sería yo capaz de hacer si me dedicara a escribir en vez de…?»

Hemingway dijo una vez que el primer borrador de todo lo que escribía era una mierda.

Y es verdad, lo puedes comprobar tú mismo con cualquier cosa que te salga del tirón.

En el minuto 56:17 de esta entrevista Vicente Luis Mora explica qué le ha sucedido cuando ha profesionalizado su escritura. Profesionalizar su escritura es escribir en serio y no hacerlo solo en los ratos libres y fines de semana. Y se preguntaba al final de la entrevista «¿Qué sería yo capaz de hacer si me dedicara a escribir en vez de…?» Completen el espacio blanco y profundo que dejan los puntos suspensivos. A mí la pregunta me ha dado un revolcón y ha provocado la escritura de estas letras. Sigue leyendo