Mi lista es la lista (ducentésima décima séptima)

Leer como mínimo un libro al mes, y así doce al año, y si hay pagas —gracias a Dios—, quince, te obliga, porque tienes también un blog de libros, a extraer una lista de entre los cuarenta y tres libros con los que no te has aburrido y de los que has podido extraer algunaSigue leyendo “Mi lista es la lista (ducentésima décima séptima)”

Un hombre puede ser enterrado vivo y ver su tumba en su propia descendencia

Prestar atención a un texto significa que irradia «extrañamiento», que eso es la literatura, en definitiva, y que te llame la atención, te alerte y se conjugue para ti lector real de alguna manera hasta hacerse con tu pensamiento. No olvidarás el tiro, la línea que dibujó en el momento en que lo leíste porSigue leyendo “Un hombre puede ser enterrado vivo y ver su tumba en su propia descendencia”

Rechaza la sed de libros

Después de un día al sol no me queda otra opción que, para cumplir con el post del domingo, recoger todos los libros que esta semana han pasado por mis manos, ponerlos en fila y extraer algo de ellos, copiar y pegar, transcribir. Así de simple. Todos. El sol seca el seso y el cloroSigue leyendo “Rechaza la sed de libros”