Tropo 192: Contra la estulticia

Cuando te hartan y te fríen, cuando el orgullo impide que un grupo de alumnos prospere, mejore, den lo mejor de sí mismos porque hay alguien que antepone su orgullo a las necesidades reales de sus alumnos, cuando siguen existiendo profesores que no dan nada a cambio de casi dos mil euros mensuales, crujes, y abres otra puerta en tu blog para que, por lo menos, los años que me queden como docente, todos aquellos que no pueden asistir a mis clases y a mis explicaciones -ojo, que soy como los demás docentes, pero me llamo Blumm-, puedan obtener algo con lo que hacerse una tortilla de conocimiento, proteica y suculenta, una tortilla con la que puedan nutrir su seso y luchar contra la brecha lingüística que les está impidiendo prosperar. Por este motivo, inauguro en mi blog una página destinada a aquellos alumnos que quieren más, un poco más y sacar, gracias a la Lengua Castellana, y con los ojos cerrados, un 14 en Selectividad.

Insisto, soy igual que los demás docentes, feo, fuerte y formal, pero me llamo Blumm. Para ellos queda remozada la página “Docencia” y añado otra nueva, que, aunque es nueva y necesitarás una contraseña para acceder, se irá colmando de cosas útiles para Selectividad, pero de cosas útiles programadas, dispuestas una detrás de otra, siguiendo un orden, imprimiéndoles cohesión, cómo no, y coherencia, para que sea adecuada para ti, que quieres aprobar con nota Selectividad. Porque repositorios, mira que hay repositorios en internet. Demasiados e inservibles. ¿El más grande?: Google.

DOCENCIA (REMOZADA)

SELECTIVIDAD LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA (NUEVA)

Tropo 67: El cuarto de atrás

Si has llegado aquí buscando información sobre este libro de Martín Gaite para la PEvAU, pincha aquí y sírvete. Si no es así, sigue leyendo.

“… Y sin embargo, yo juraría que la postura era la misma, creo que siempre he dormido así, con el brazo derecho debajo de la almohada y el cuerpo levemente apoyado contra ese flanco, las piernas buscando la juntura por donde se remete la sábana.”

Comienzo de El cuarto de atrás, de Carmen Martín Gaite

Así comienza El cuarto de atrás, de Carmen Martín Gaite. Es la nueva obra de Selectividad para el curso 2019-20. Los alumnos evitarán leerla, porque hay que leerla. Es la moda juvenil. Así, como te lo cuento. He tenido alumnos que no han leído los cuatro libros obligatorios de Selectividad. ¡4! Han recurrido a Google, los listos a Bing, para saber de qué iba el argumento. Algunos, ni eso, y han optado por estudiar solo las guías de lectura que les ofrecí. Tenía que cubrirme las espaldas. “Con eso basta, para qué leer tanto”, te sueltan. Carmen Martín Gaite. Una mujer. Era hora. ¿Qué hacían los alumnos de segundo de bachillerato leyendo obras exclusivamente de hombres? Uno de los motivos ha sido ese. Apuesto y gano. Por tanto, suprimen Los girasoles ciegos e introducen El cuarto de atrás, que no he leído. La leeré en agosto. La edición de Cátedra parece completita. La de Destino es suflé, la de Planeta una mierda. Qué bien rima. Va, versa, es un ensayo novelado en torno al proceso de escritura, de la escritura de ficción. Eso he leído. Se comprobará. De Gaite he leído Fragmentos de interior y Lo raro es vivir. No abandonamos El árbol de la ciencia, de Baroja; La realidad y el deseo, de Cernuda; y mi favorita, Historia de una escalera, de Buero. Aquí, en Soporto Tropos ya rescaté una cita de Carmen en “Cuatro pasos, y los muertos”; es otra sacerdotisa de la escritura, sin duda. En inglés, Without A Doubt!

Vínculo del tropo: El cuarto de atrás | “Cuatro pasos, y los muertos“.