Tropo 292: Escenarios vacíos

Una de las últimas tareas que realiza Esclaramundo al final del día es la de salir a pasear. Suele hacerlo al final del día, hacia las ocho. Es, quizás, el momento más creativo del día. No puede pasear por la mañana porque empieza a trabajar muy temprano. Hoy, Esclaramundo, salía con Hegel en la cabeza. Había estado durante una buena parte de la tarde pensando en eso que escribió una vez el filósofo: «El drama procura representar la totalidad del movimiento, frente a la novela que representa la totalidad de los objetos». Esta idea le ha ayudado a Esclaramundo a poner orden en su cabeza vespertina. Ha filtrado tareas importantes y urgentes, ha desechado otras tantas secundarias, moviéndolas desde un lado a otro en la cabeza, hasta comprobar cómo se le desprendían y escuchar cómo se iban cayendo sobre la acera que iba dejando detrás de él. Es Hegel, y Hegel siempre le ha resultado inaccesible. Por eso, cuando ha llegado a casa ha repetido cuatro veces en voz baja esta otra cita de Nicolás: «Las almas que no son teatros de conflictos son escenarios vacíos». Aunque para eso Hegel sí tenía respuesta: «El drama procura representar la totalidad de la vida, pero a trabajar de acciones humanas que se oponen, creándose una colisión dramática».

Los paseos de Esclaramundo.

Tropo 103: Sé parco

Rescato una ficha del 27 de agosto de 2018 escrita a las 00.55 h en la que puedo leer: “Momo responde siempre con parquedad, con las mínimas palabras posibles. Y esta actitud le imprime o lo dota de cierta y más autoridad”. Me encontré esa ficha mientras buscaba en mi fichero privado alguna referencia a la “Lex Parsimonia”, ley que encontré enunciada en un cuaderno del año pasado así: “La interpretación que tiene menos premisas es la más probable”. La copié cinco veces en distinto color en la página 30 del cuaderno que llevo ahora a todos los sitios. Es parca:

Por otro lado, he de notificar que hoy he recuperado el libro que presté hace unos meses, Breviario de escolios, de Nicolás Gómez Dávila y he aprovechado para abrirlo al azar y copiar:

Sin lector inteligente no hay texto sutil.

Tropo 39: Treinta mil páginas

La vida activa animaliza

Nicolás Gómez Dávila en Breviario de escolios, Atalanta, 2018

Tiene todo de extraordinario el texto que le ofrece a tu imaginación la siguiente golosina: “apuntó meticulosamente la rutina y detalles de su vida diaria, llenando unas treinta mil páginas, que van de 1939 a 1968”. Treinta mil páginas. La expresión la lees y la seleccionas como título para el tropo de hoy. Es una lástima, leer diez líneas después, las consecuencias: “Al principio hay un intento de unidad porque cuando lo empezó, la escritura tenía un carácter sustitutivo. Mi padre había dejado el periodismo para ser magistrado y lo echaba en falta. Entonces aún escribía con cierto estilo. El día era visto con una perspectiva final, pero con los años, su diario empezó a ser auxiliar de esos impulsos que le costaba dominar y pierde esa perspectiva. De escribir una vez al día pasó a hacerlo varias veces, como un registro donde ya no hay unidad alguna. Todo se dispersa y, en un sentido, pierde interés”. Lo recoge Andrea Valdés en un libro que me está sorprendiendo. Harto de editoriales fofas, de labor editorial rutinaria, me he propuesto descubrir nuevas voces y nuevas editoriales. Y aquí tenéis a esta chica que acaba de publicar un ensayo realmente atractivo, por el desconocimiento que tenía de la existencia y vivencias de tantísimos escritores que murieron escritores y desconocidos. Fan de esta clase social. Por si queréis dejar de comprar en las mismas editoriales de siempre que publican lo de siempre a costa del dinero de los que no saben encontrar y que se topan con lo de siempre: Distraídos venceremos.Usos y derivas en la escritura autobiográfica, de Andrea Valdés, Jekyll & Jill, 2019. Foto y hasta mañana.

*Demás tropos*

Tropo 34: Los escolios

Es tarde, por lo que escribiré solo unas líneas. Y es sábado todavía. Desde que me lo planteé, continúo escribiendo los tropos del mismo modo: o manuscritos o mecanoescritos. ¿Mecanoscritos?

Hoy he comprado en la librería Breviario de escolios, de Nicolás Gómez Dávila. Tenía verdadera ansia de colmar mi biblioteca con este título, que no está en ninguna de las bibliotecas que frecuento. La contra se abre con un escolio. Moliner los define así: “(del lat. medieval scholium, del gr. schólion, comentario, dim. de scholé, estudio, escuela) m. Nota que se pone a un texto para aclararlo, *explicarlo, *comentarlo”. El escolio de la contra te advierte de que “madurar no consiste en renunciar a nuestros anhelos, sino en admitir que el mundo no está obligado a colmarlos”.

Abro el libro tres veces y cierro por hoy:

Una, “La cultura es herencia de familia. O secreto entre amigos. Lo demás es negocio”

Dos, “El único escritor del XVIII resucitado por la admiración de nuestros contemporáneos ha sido Sade. Visitantes que de un palacio no admiran sino las letrinas”.

Y tres, “La vanguardia intelectual es el clima favorable a los tópicos”.

Se leerá.

*Demás tropos*