Cuatro pasos, y los muertos

Veremundo tenía dos opciones para empezar a contarme lo que hoy quería contarme. La primera, esta: “El único ser vivo del que puedo ver las entrañas soy yo mismo”, dijo que le dijo Francisco Umbral en Retrato de un joven malvado. La segunda, más extensa, pero igualmente válida, siendo igualmente válida, -me advirtió-, una expresión cliché, manida y tópica, era de Carmen Martín Gaite en … Continúa leyendo Cuatro pasos, y los muertos