Me llaman capuchino, de Daniil Jarms

Alguien llamado Daniil Ivánovich Yuvachov moría de hambre en 1942 con 37 años. Morir de hambre a los treinta y siete…, imagínate. Yo lo hice, y reventé mi imaginación. Esta «anécdota» se cuenta al comienzo de Me llaman capuchino, en una «Nota de los editores». Estas notas las agradezco porque suelen ser la punta del iceberg del porqué un editorSigue leyendo “Me llaman capuchino, de Daniil Jarms”