Así es como se asienta la locura: leyendo

«Como el niño recién nacido, ansiad la leche auténtica, no adulterada, para crecer con ella sanos. Aleluya.» (1 Pe 2,2). Hay tres razones principales por las que consigues leer en un fin de semana dos libros. La primera, que son cortos; la segunda, que has tenido apagado el móvil casi todo el fin de semanaSigue leyendo “Así es como se asienta la locura: leyendo”