Tropo 10

Recuerda, “vendehúmos” lleva tilde. Había apuntado este recordatorio en el cuaderno, después de este otro: “Charles Dickens trabajó de estenógrafo” en la revista donde publicó los Papeles del Club Pickwick, obra que no he leído, por cierto. Antes, Dickensito fue obligado a trabajar en una fábrica de botas con doce años por su madre porque a su padre lo habían metido en la cárcel. Cuentan que murió leyendo durante una lectura pública de sus textos. Tienes que leer algo de Dickens, me digo, y lo sé. Me comprometo a destinar alguna semana del verano para leer los Papeles del Club Pickwick.

Pero este tropo quería versar, y va a versar, sobre las Piérides.

Miren, les cuento. Hace un par de meses, mientras andaba enfrascado en la redacción, maquetación, corrección y edición de la revista Soporto Tropos -esta enumeración de procesos es un brillo que le acaba de salir a mi ego, esperen, ya lo mato-, leía ensimismado a la par Ensayo sobre el hombre y otros escritos, de Alexander Pope. De Pope sabía algo, o tenía vagas referencias por Chesterton, pero tenía que prepararlo para una clase de Literatura Universal. De repente leí este verso, y me sumergí en Pope: “El poco saber es cosa peligrosa”.

Descubrí que padeció el mal de Pott, que le impidió crecer más de medio metro. Además, fue un mordaz crítico y un refutador nato además de cristiano convencido. Ese primer verso me llevó a bucear más y más hasta que descubrí que estaba poco traducido y menos publicado. Supe que había una edición de Ensayo sobre el hombre en Cátedra y como vivo a sesenta y dos pasos de una librería y a setenta y tres de una biblioteca, entré primero en la librería, lo busqué en el rincón que tiene para Cátedra, la negra y la blanca (el 534 de la colección “Letras Universales”), lo hojeé, lo pagué y empecé a leerlo esa misma noche.

Lo primero que hice fue localizar ese mismo verso, para comprobar las variaciones de traducción. Las había. Me gustaba más la de Antonio Lastra en Cátedra que la que ofrecía Beatriz Arévalo en el libro de texto de Casals de Literatura Universal. Así, la traducción de Lastra rezaba:

Aprender poco es peligroso; bebe mucho o no pruebes la fuente de las Piérides: allí los sorbos pequeños intoxican el cerebro y beber copiosamente nos vuelve otra vez sobrios”.

Me turbé. ¿Adónde quieres llegar, amigo?, te preguntarás. ¡A las Piérides, amiga!

Sucedió que, cuando leí “la fuente de las Piérides” se cruzó un reto. Las razones no las sé, para qué les voy a engañar. Lo que sí sé es en qué consistía el reto: descubrir qué era aquella fuente y quiénes eran y qué significaban aquellas ¿chicas, musas? Piérides. Pero había un extra. Debía descubrir todo sin recurrir ni bucear en Internet. Decidí entonces destinar los poquitos ratos libres que me quedaban a esta tontería, por lo que quedó pergeñada y esbozada en el cuaderno. Al día siguiente de retarme me dije lo estúpido y la necedad de tal ejercicio, pero no deseché el reto, ni la propuesta. ¿Había algo más estúpido que engañarse a sí mismo? Por esto, a fecha de este tropo no había buscado en Google -ni lo he hecho todavía-: “fuente de las Piérides”.

Pues bien, había salido esta tarde a comprar el cuarto de kilo de café en grano Colombia ¡arábiga! semanal y al regresar a casa me entretuve en las casetas de la feria del libro de Jaén, en los aledaños de la Diputación Provincial. Sí, en Jaén tenemos feria del libro. Hojeando estaba un libro de Manuel Alcántara, editado por la Junta de Andalucía, cuando desde una caseta, la institucional que tenía a mi espalda, me casi grita una chica: “Oye, toma este libro. Es gratis para los que visitan la feria”. ¡Oh, gracias! Sostuve el libro con cierta extrañeza porque se trataba de un fascímil del Resúmen de las Metamorfosis de Ovidio. Lo abro al azar, después de curvar su portada y todas sus hojas, y prometo que fue al azar, puesto que aparece antes mis ojos incrédulos, y no, no es ninguna broma el siguiente texto:

“Las Piérides. Piero, rey de Macedonia, tenía nueve hijas que creían cantar mejor y ser más sabias que las nueve musas, tanto que se atrevieron a desafiarlas; pero en castigo de su temeridad fueron convertidas en urracas. Eripe su madre estuvo en peligro de perder la vida las nueve veces que estuvo de parto. EXPLICACIÓN. Las Piérides representan a los poetas charlatanes e ignorantes, que presumiendo mucho sin talento ni instrucción, suelen criticar a los hombres más sabios. Fueron convertidas en urracas porque tenían ya la charlatanería de estas aves”.

De Resúmen de las Metamórfosis de Ovidio, Madrid en la imprenta de la hija de Ibarra: año 1807. CON PRIVILEGIO

Vendehúmos, recuerda, aprender poco es peligroso.  

*Demás tropos*

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

20181117 Viva la Literatura, que es lo que perdura

Desconozco si la expresión “tierra ¡trágame!” tiene su origen en un fragmento de la Metamorfosis de Ovidio, cuando Dafne grita a su padre, a Peneo:

¡Padre mío! Si es verdad que tus aguas tienen el privilegio de la divinidad, ven en mi auxilio… o tú, tierra ¡trágame!… Porque ya veo cuán funesta es mi hermosura…

Pobre Dafne, pero hoy, que es sábado, quería copiar y pegar dos textos distantes entre sí quince siglos, pero que tratan lo mismo. ¿Qué tinta usaría Ovidio para que mil quinientos años después, Garcilaso de la Vega leyese la Metamorfosis y se inspirase para crear unos de los textos más recitados en las aulas en el siglo XXI, seiscientos años después? ¡Viva la Literatura, que es lo que perdura!

FRAGMENTO de la Metamorfosis de Ovidio (texto del siglo I), donde Apolo juega al pilla pilla con Dafne, que se asusta:

“Apolo, presuntuoso de su éxito sobre la serpiente Pitón, viendo a Cupido con el apercibido carcaj, le amonestó: “Dime, joven afeminado: ¿qué pretendes hacer con esa arma más propia de mis manos que de las tuyas? Yo sé lanzar las flechas certeras contra las bestias feroces y contra los feroces enemigos. Yo me he gozado mientras veía morir a la serpiente Pitón entre las angustias envenenadas de muchas heridas. Conténtate con avivar con tus candelas un juego que yo no conozco y no pretendas parangonar tus victorias con las mías”. “Sírvete tú de las flechas como mejor te plazca –respondió el Amor– y hiere a quienes te lo pida tu ánimo. Mas a mí me place herirte ahora. La gloria que a ti te viene de las bestias vencidas me vendrá a mí de haberte rendido a ti, cazador invencible”. Dichas estas razones, voló Cupido y se detuvo sobre el Parnaso; y disparó dos flechas; con una clavó el amor, y el desdén con la otra. Flecha de oro, la amorosa, aguda y sin remedio. Flecha plomiza, la desdeñosa, y roma. Aquella que atravesó el pecho de Apolo, y esta el de la ninfa Dafne. Conoció el dios de la pasión violenta y fue el amante de la hija de Peneo, la cual se refugió en el bosque pretendiendo, como Diana, dedicarse a la caza. Muchos la pretendieron; mas ella despreció a muchos por no cejar en sus silvestres gustos. Y le decía su padre: “Hija, yo desearía que te casaras. ¡Cuánto sueño con tener nietos!”. Le sonrojaban tales deseos; el matrimonio le parecía un crimen; entre los brazos de su padre suplicaba por su virginidad, recordándole el don que a Diana le concedió Jupiter. Peneo consintió, no sin decirle que su belleza y su gracia eran los peores enemigos de resolución. Apolo la vio; y verla fue enamorarse y sentir los apremios del deseo. Creyó con constancia conseguirla por fin. Vana espera. Fuego violento consumía el corazón varonil. Viendo los rubios cabellos de la ninfa caer sobre sus espaldas, se decía: “¿Cuál no sería su belleza si estuvieran peinados con arte”. Viendo sus ojos, rútilos como dos estrellas, su boca bermeja, sus dedos, sus manos y sus brazos desnudos, se conmovía. Y su amor se desbocaba imaginando otras bellezas ocultas. En vano la pretendió. Le esquivaba ella con la ligereza del viento. “¡Espérame, hermosa mía!” -clamaba Apolo-. ¡Espérame! ¡Que no soy enemigo de funestas ideas! ¡Húyale el cordero al lobo, el ciervo al león y la paloma al águila, porque sus enemigos son: pero no me huyas, porque únicamente el más intenso amor me impulsa! ¡Espérame, porque pudieras caer sobre las espinas del camino, siendo yo, sin querer, la causa! ¡Sigues el rumbo más disparatado!… ¡Si moderas la ligereza de tu huida, moderaré la ligereza de mi persecución!… ¡Piensa que no soy pastor que conduzca rebaños al son de una caramillo y procura entender el precio de tu conquista! ¡Si me conocieras… seguro estoy de que, si no esperarme, no me esquivarías con ese ahínco!… Delfos, Claros, Tenedos y Petara me rinden los honores debidos. Hijo de Júpiter soy, y adivino el porvenir y soy sabio del pasado. Yo inventé la emoción de acortar el canto al son de la lira; mis flechas llegan a todas partes con golpes certeros. Mas, ¡ay! Que me parece más certero quien dio en mi blanco. Siendo el inventor de la medicina, el universo me adora como a un dios bondadoso y benefactor. Conozco la virtud de todas las plantas…, pero ¿qué hierba existe que cure la locura de amor? Se conoce que mis méritos, útiles para todos los mortales, únicamente para mí no tienen poder ni prodigio”.

Mientras hablaba así logró Apolo acortar la distancia que les separaba; pero Dafne de nuevo huyó ligera… con hermosura acrecentada. Sus vestidos volados y semicaídos… Sus cabellos dorados y flotantes… Divina, sí. Debió pensar Apolo que más le valían que las melodiosas palabras, en aquella ocasión, los pies ligerosy arreció en su carrera. Y fue aquello… como una liebre perseguida por un galgo en campo raso, espectacular y definitivo. ¿La alcanza? ¿No la alcanza?… Ya los varoniles dedos rozan las prendas femeninas… ¡Y cómo palpita el corazón entonces!…

Llegó Dafne a las riberas del Peneo, su padre, y le dijo así, desconsolada: “¡Padre mío! Si es verdad que tus aguas tienen el privilegio de la divinidad, ven en mi auxilio… o tú, tierra ¡trágame!… Porque ya veo cuán funesta es mi hermosura…”.

Apenas terminó su ruego, fue acometida por un espasmo. Su cuerpo se cubre de corteza. Sus pies, hechos raíces, se ahondan en el suelo. Sus brazos y sus cabellos son ramas cubiertas de hojarasca. Y, sin embargo, ¡qué bello aquel árbol! A él se abraza Apolo y casi lo siente palpitar. Las movidas ramas, rozándole, pueden ser caricias. “Pues que ya –sollozó– no puedes ser mi mujer, serás mi árbol predilecto, laurel, honra de las victorias. Mis cabellos y mi lira no podrán tener ornamento más divino. ¡Hojas de laurel! Los capitanes romanos triunfantes subidos al Capitolio, ostentarán coronas arrancadas a ti. Tú cubrirás los pórticos en el palacio de los emperadores; y así como mis cabellos permanecen sin encanecer nunca, así tus hojas jamás dejarán de ser vedes”.

Cuando Apolo terminó de hablar, el laurel pareció descender sobre su cabeza, como aceptando los ofrecimientos que le acababa de hacer.

Ovidio, Metamorfosis, libro I, IV

TEXTO de Garcilaso de la Vega (texto del siglo XVI), donde Dafne se muestra ya hecha toda una mujer corona de laurel, el árbol predilecto de Apolo, que la llorará y con sus lágrimas regará la planta. ¿Regará?

Si eres alumno de Literatura Universal de la E. A. José Nogué y has llegado hasta aquí, acabas de leer los dos textos incluidos de la parte práctica del examen del miércoles. Si no eres alumno mío, que será lo más normal, te muestro uno de los mecanismos por los cuales la Literatura se retroalimenta hasta el infinito. Da gracias a Dios.

Si no te quieres perder lo que publico, suscríbete al blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

o sigue sus actualizaciones vía Twitter