Clarín, sobre ARIEL, de Rodó; y yo

Reseñar un libro de 1900 no es una tarea fácil. Por este motivo, por la distancia temporal y mi evidente incapacidad, expongo lo que Clarín escribió por mí. Adjunto una de las cientos de fichas que genero mientras leo. Después suelo escanearlas y almacenarlas, etiquetadas, en EvernoteAriel fue publicado en la colección Austral de Espasa-Calpe por primera vez el 23 de abril de 1948. Clarín escribe como prólogo un estudio crítico, de donde extraigo las siguientes imágenes-reseña. Yo me hice con la cuarta edición, la de 1971, en un librero de viejo vía Uniliber o Iberlibro —ya no lo recuerdo— por tres y pico euros.

2016_10_01_14_11_54_0001.jpg

2016_10_01_14_11_54_0002.jpg

 

2016_10_01_14_14_13_0001.jpg

2016_10_01_14_14_13_0002.jpg

Sin contar a los «snobs»

img_20160909_233902

Clarín, en el prólogo de Ariel, de J. E. Rodó, obra que descubro cuando comienzo a estudiar un tema tan sugerente como «La narrativa hispanoamericana en el siglo XX», escribe sobre los «snobs», o los «afrancesados» del estilo. Descubro el arielismo; leeré más sobre él. Mientras esquematizo según voy leyendo hago públicos estos hallazgos, además de enseñar cómo trabajo la literatura que me atrae, con un esquema. ¿Qué no me atrae a mí? Pero el post de hoy era para esta cita de Clarín. Lo demás es pornografía, créanme.

 Sin contar a los «snobs», ni mucho menos a los majaderos, hombres de positivo talento y cultivado espíritu se dejaron llevar por la corriente del galicismo integral, hasta el punto de llegar a escribir en un castellano que, aun sin grandes barbarismos gramaticales, parecía francés en el alma del estilo.

IMG_20160909_235556.jpg