«Los libros proceden de los libros» (Resumen semanal)

«Los libros proceden de los libros» afirmaba en la página 26 de este discurso Torrente Ballester. Esa frase me ha marcado. Un ejemplo, un resumen, mi semana.

El lunes 7 recogí del apartado 119, 23080 de Jaén El maquinista y otros cuentos, de Jean Ferry. Quiero empezarlo pronto, y colarlo (la pila anexa está compuesta por los libros que quiero leer algún día):

IMG_20160313_010905.jpg

El martes 8 anoto un pensamiento casi insulso, pero pensamiento, al fin y al golfo:

IMG_20160313_001226.jpg

El miércoles 9 descubrí la palabra «jitanjáfora». Compuse un post extraño: Zumbra ulalibre salumbra jitanjáfora:

IMG_20160313_020559.jpg

 

El jueves 10 machaqué un texto titulado Amante desesperado del premio y obstinado en amar de Quevedo que encontré en este libro. Alucinante. Me lo estoy aprendiendo de memoria. A ver cuánto me dura:

IMG_20160313_013804.jpg

IMG_20160313_011830.jpg

El viernes 11 por la tarde, antes de irme a la biblioteca infantil con R., me enviaron el vídeo de un tipo que no trabaja en un fayado sino en un búnker; es Talese, Gay Talese: A Man of Record. No he leído nada de Talese. Quiero leer algo de Talese. Acepto recomendaciones. Gracias. Muchas gracias. Dios os bendiga a ti y al escritor que me descubrió el vídeo, don Sarmentero.

El sábado 12 descubrí por qué casi nada de lo que hoy escriben los escritores permanece; no saben escribir con brío, ni con imágenes que embistan a la imaginación, ni con metáforas refulgentes. «Lo que inmortaliza un texto es lo que escapa al análisis» dice el Traductor de Shakespeare: El estilo a salvo.

Ayer sábado también le hice una foto a una de mis bibliotecas, recién aseada y recién ordenada (ubiqué libros desde unas baldas a otras). A R. no le gusta que haya libros en la parte superior de la biblioteca pero le he dicho que la Historia debe dominar la vida de un hombre, y la Filosofía la de la mujer; y cómo no un cómic de Superman del setenta y tantos ahí arriba, separando la Historia de la Filosofía; y Dios, y Bla, Bla… R. se resigna y se va al dormitorio para continuar leyendo Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York.

Imagen.jpg

Con el café del sábado me entretuve en capturar algunos fragmentos para mi recién inaugurado archivo de recortes (hubo un tiempo en que los quemé todos pero ahora que escribo más…): quiero un búnker como el de Talese aunque no escriba como Talese. El primero de los fragmentos procede del artículo que sobre Ferlosio publicó el ABC Cultural el sábado por la mañana. Nunca hay que escribir deprisa, Ferlosio nunca escribía deprisa. Después de leer el artículo reconozco la intención fuerte y abrasiva que «tengo de querer leer» Ensayos I. Altos estudios eclesiásticos si el presupuesto de abril da de sí:

Imagen.jpg

Y el segundo fragmento capturado pertenece a la reseña que hace Ángel Basanta de Marienbad eléctrico, de Vila-Matas. Ojalá dé de sí el presupuesto de abril, ¡pardiez!, que ¡por textos audaces como este avanza el arte de la narrativa!

IMG_20160313_005158.jpg

Y hoy domingo, día 13 y del Señor, me he pasado el día —o lo que viene a significar el término «día» un día como un domingo— rematando un informe de lectura que entregaré mañana, día 14. Un original que está bien, que se lleva un seis o un siete global pero que vale más para ser un bestseller que para configurarse en un longseller. Como casi todo lo que escribís hoy, artistas. Lo expondré sin datos de autor y obra en la sección informes de lectura. Para vuestro uso y disfrute, editores.

Buenas tardes. Disfruten de la próxima semana.

 

Hoy he leído que Cervantes fue un poeta mediocre

HOY HE LEÍDO que Cervantes fue un poeta mediocre. Es una lectura que recomiendo si dispones de sosiego y tiempo; compruebo que no, por eso te capturo el cuarto párrafo:

ff8e0a16-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html

He empezado a construir otro blog, de manera muy mental, por lo que el destino que le espera a este, ya lo saben, es la destrucción, o mejor aún, la autodestrucción. Y la mejor manera de destruir un blog es publicar con más frecuencia, contando con todos o casi todos los días de la semana, incluido el lunes, como pretendo hacer desde ahora con entradas de doscientas, trescientas y cuatrocientas palabras. Countdown! A ver si lo consigo. Será una tarea ardua. Cuando lo destruya puedo ser capaz, sin que me dé ningún cargo de conciencia, de comenzar otro.

Si leen la primera entrada de este blog, que es del 6 de febrero de 2011, el fin por el que lo abría todavía no me ha quedado claro después de cinco años así que tengo que ser sincero: me he propuesto divertirme más desde ahora, es decir, escribir sin más esqueleto que mi corriente de conciencia y deseo. Ir contra Cassany y encumbrar la escritura automática, o hacer incendio con la chispa de una lectura de un libro de un autor de una editorial de una cultura. En aquella primera entrada podían leer:

02-

No me entiendo ni después de cinco años. Sí, este blog está a punto de desaparecer o de entrar en esa época en la que el autor del mismo, que soy yo y mi sombra, empieza a publicar sin ton ni son, sin orden ni concierto, sin plan ni estrategia definida. Nunca he tenido plan ni estrategia salvo cuando se convirtió en artesanal agencia literaria. Y duró un pispás aunque algo permanece de aquello: sigo elaborando informes de lectura de novelas inéditas de escritores más fuertes que una contundente rejection; sí, todos los domingos después de comer; me salen monos los informes de lectura he de reconocer.

Una de las dos opciones —si desaparición o no— se hará realidad a partir de julio de 2016, Dm. Todas las fuerzas que me queden para esa fecha, todas las fuerzas que decida invertir en la Red, estarán subordinadas a una máxima: «La literatura se descubre, no la enseñes». Bien podría ser ese el título del nuevo blog. Pero como se trata de un proyecto inmaterial, de un proyecto muy muy mental, antes, repito, he decidido divertirme escribiendo con más frecuencia y justificar el título La manía de leer. Mira que si al final no desaparece y tengo que lidiar con dos blogs y con vuestros feedbacks.

Ahora bien, este blog, si te paras un rato, no sirve para nada. Desde ahora servirá para menos, créeme. Voy a hablar más, de manera mucho más automática, haciendo todo lo contrario a lo que describe Cassany en el libro que videoreseñé en Youtube hace unas semanas (por cierto, qué de tiempo consume hacer un video, ¡porDiós!; creo que será una actividad muy muy extraordinaria).

Quiebro la tendencia pues. Como Breton hacía en 1919 vamos a seguir el espíritu de Los campos magnéticos; un librito que puedes encontrar aquí a 489 € y aquí a 33 €. Si gustas de lo nacional, por el contrario, lee La pipa de Kif , también de 1919 y que puedes encontrar aquí a 542 € o aquí a 7 €. De don Valle. La literatura como arte debe ser esto, no te engañes.