De cómo me interesé por Lydia Davis

La afortunada ha sido Lydia Davis, escritora que es capaz de documentar los movimientos de tres vacas durante veinte páginas; y la de componer una historia con listas insólitas de pequeñas incomodidades, de onomatopeyas de cosas en la casa. Esta entrada quiere servir de ejemplo para los que dicen que «no saben qué leer» y se dedican a ir a las aguas negras de los prescriptores … Continúa leyendo De cómo me interesé por Lydia Davis