Tropo 310: A favor del disfrute sexual femenino

Desde luego que, el título elegido, parece un anzuelo, pero es que pienso que resume el tropo de hoy. Entero.

¡Vaya serie tan divertida comienza en Rinconete!

Rinconete es…, copio y pego: “

Rinconete es una revista diaria que se publica desde 1998 en las páginas del Centro Virtual Cervantes.

Recoge artículos de breve formato sobre cuestiones de cultura hispánica y ofrece un variado abanico de informaciones y opiniones sobre lengua, literatura, artes, patrimonio e historia.

La palabra Rinconete acoge dos significados: por un lado, adopta el nombre del popular personaje de las Novelas ejemplares cervantinas; por otro, da la idea de rincón, pequeño lugar al que diariamente pueden acudir los lectores para encontrar nuevas propuestas culturales y conocimientos muy variados que se vinculan con las ideas y estéticas expresadas desde el español”.

Así que el otro día, mientras buscaba no se qué en ella, encontré esta reseña-glosa, o glosa-reseña sobre Insolación, una novela “breve y divertida” de Pardo Bazán. Después de leer el artículo he de reconocer que ya la he localizado en la biblioteca. Está en tres ediciones, hasta en una de Mondadori con tipografía XL. Increíble.

David Mejía te conquista rápido, así:

[…] ante el aluvión de oferta narrativa —textual y audiovisual— yo vengo a animarles a que apaguen Netflix, suban las persianas y abran una novela breve y divertida de doña Emilia Pardo Bazán. No, no es Los pazos de Ulloa (he dicho «breve»), tampoco es La tribuna (he dicho «divertida»); se trata de Insolación, una novela breve pero absolutamente fascinante

David Mejía en Insolación y otras perogrulladas (1)

Una novela de acción en Madrid, en un elegante apartamento, donde Asís Taboada se despierta después de una noche de excesos reivindicando el “disfrute sexual femenino”, narrado en flujo de conciencia, ¡no naturalista! y repleta de monólogo interior y diálogos.

¿No te entran ganas de leerla? A mí sí.

La novela está disponible en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, por si no tienes biblioteca a menos de doscientos metros, como tengo yo. Dos.

Después, si tienen un rato, en este programa se certifica que Emilia se lo pasó muy bien con Galdós. Siento no indicar el minuto donde se demuestra, pero merece tanto la pena escucharlo, que clique y escúchelo sin miedo: Benito Pérez Galdós.

Ilustración del tropo: «Día de la Mujer y el Niño». Gran baile de carteles en el Casino de Montecarlo. Cartel de Leonetto Capiello (1875-1942), 1923.

Tropo 90: Notas

Pasar más hambre que un piojo es siempre una comparación que extraña y cuando algo te extraña cuando lo lees y cuando lo relees y cuando te sigue extrañando, llámalo cuando quieras literatura. Algún ruso, formal y con corbata te decía eso, si te extraña, literatura; si no te extraña, tíralo o recíclalo. Cervantes supo idear un prototipo; Galdós no, por ejemplo. Lo escribe Trapiello en la página 21 de Clásicos de traje gris. Galdós, por el contrario, caló muchos ambientes, como ese de los funcionarios de su época y que Trapiello vuelve a rescatar, la nota, digo: “Alcanzar la categoría de funcionario iba parejo, como se sabe, con el derecho adquirido del absentismo laboral”. Y por ese motivo, en ese Madrid de la época florecieron los cafés, casinos, círculos cívico-recreativos, amantes y demás enseres.

No he leído nada de Darío de Regoyos, pero se dice de él que descubrió un epitafio en un cementerio andaluz que rezaba: “El polvo yace aquí de mi querida, que lo tuvo magnífico en su vida”. Andalucía. De Azorín apunté en una nota “leer De un transeúnte“. Azorín, ese “hombre del tiempo pasado, con aspecto de señor de casino de pueblo, pocas rentas y muchas tardes para dedicar a la lectura”. Pero de todos, el que más me ha gustado, porque redimirá mi estilo y mi visión de lo que me rodea es Solana, que me aconseja nada más empezar La España negra: “Pero te veo muy mal; tu salud está muy resentida; cada día bebes más vino, más cerveza, más alcoholes y fumas más, y el día menos pensado haces crac, como una bota vieja; en fin, tú verás; lo mejor que puedes hacer es acostarte temprano y cuidarte”. Y cuidarte.

4. Sílabo de Blumm: Galdós se costeó la edición

2017_04_23_12_22_42_0001.jpg

Galdós se costeó la edición, la primera edición de La Fontana de oro porque «las casas editoras se dedicaban entonces únicamente a la publicación de novelas por entregas, y Galdós tuvo que correr con los gastos de edición de La Fontana». [lun. 2/ENE/17]