Tropo 302: La grafomanía

–Ha publicado más de 90 obras. ¿A qué se debe esa grafomanía?

En realidad, yo escribo muy poco. Nunca más de una página al día. Y la pienso mucho, me lleva como una hora porque le doy mil vueltas a cada frase. Todos los días una y al cabo de un año tengo 300 páginas, que son tres novelitas mías. Dicen que soy muy prolífico. ¿Muy prolífico? Debo ser el escritor que menos escribe en Argentina.

César Aira en una entrevista que leí el 6 de junio de 2018.

Repost: Sí, sí, una «paginita la día»

Pregunta Alberto Gordo y responde César Aira. Dice que cuando murió Borges se apagó la luz. Debería leer más Borges para poder darle la razón, o contradecirle.

Ayer —otro ayer, no ayer— leí las afirmaciones rotundas de César Aira. Corto y pego una. Quizás te pique. Ráscate, o pídele explicaciones a Inés Martín que fue quien le entrevistó el sábado.

La verdad: solo he leído un par de novelas de Aira. ¡Dios mío! Me preocupa más no haber leído nada de Krasznahorkai. Antes creo que leeré la tercera novela de Aira.

Hoy, que en realidad fue ayer, escribía este post porque me gustó el diminutivo: «paginita».

Desde que escribí este post, 23 de mayo de 2016, he escrito una paginita al día los días 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29 y 30 de mayo; y el 4, 5, y 11 de junio. Hoy, por ejemplo, he escrito: «La literatura parece que es lo que dicen tres. Para un soneto no sirve el verso. Ellos no son Quevedo ni Góngora. De Pron no he leído nada; de Olmos, algo. El mejor, ABDN. Después… ¿se cascó? T. dirá».

Es difícil escribir una página al día. A mí me lo parece. Escribir bien una página al día. En lenguaje natural, utilizando el lenguaje espontáneo es fácil escribir una página al día. Hasta un libro de trescientas páginas. Pero reconoce, lector, que escribir bien una página al día es para gente que se propone escribir bien una página al día y tiene tiempo para escribir bien una página al día. Tú puedes. Lo pienso. A veces me voy a la ducha con la idea y me tranquilizo porque yo no quiero ser escritor y me da igual —de verdad— escribir una o dos paginitas al día ¿Quién quiere ser escritor? Por cierto, ahora que lo recuerdo, ayer leí un artículo de don Echevarría en El Cultural del 10 de junio que versaba sobre Naipaul y la pose que adoptó antes de ser escritor. Lo tengo en docs, por si te interesa leerlo. Está bien. La parafernalia, la pose, la vanidad, los artilugios de los que se sirve el que decide escribir para utilizarlos como máscara de escritor.

A ver si escribo con más frecuencia aquí. A partir del 19 todo se «dinamizará», veréis.

Acabo. Hoy compré en la librería Magistral. Después de leer la entrevista no me quedó más opción. Podría leerlo de una «sentá» y lo leeré de una «sentá» pero después del 19 de junio. Hasta ese momento no encuentro ni hallo sombra. Le he sacado a Magistral una foto en la librería antes de pagarlo (11,34 €). También a los libros así dispuestos de Olmos y Pron. Y el de Pola, ¿te acuerdas de Pola? ha salido también, en minifalda. Tengo que comprármelos pero me he quedado sin presupuesto este mes. Y todo se transforma en una «desiderata» eterna.

El proceso de escritura de los demás me entretiene

Inés entrevistó a César. Pablo me cae muy bien aunque la temática con la que colorea sus novelas sea de otro siglo. Rafael es cartesiano y por eso progresa.

Todo lo que rodea al proceso de escritura de los demás me entretiene. El proceso de escritura es el meollo. Suele ser la forma material que adopta o que coge prestada la forma inmaterial de la ficción, de la creatividad, que expulsa ficción. Como un volcán. ¿Es el proceso de escritura el surco por donde corre, pendiente abajo, la lava de la ficción?

  1. Inés entrevistó a César en estas dos fotografías. Si pinchas sobre la que te dé la gana algo te llevará a la entrevista completa que Inés hizo César.
    1. ¿Es la escritura disciplina, César?
      IMG_20150802_131925
    2. ¿Cómo ha cambiado el mundo editorial, César?
      IMG_20150802_132155
  2. Pablo me cae muy bien aunque la temática con la que colorea sus novelas sea de otro siglo es una entrevista que vi en Youtube hace una semana y que provocó que tomara una decisión muy importante en mi vida que no puedo revelar aquí. Pues no le debo na ni na a Pablo… «Paciencia y barajar», como se lee en Don Quijote. La desigualdad no puede combatirse con violencia ideológica de izquierda; ni de derecha. Optar por el otro sale de dentro si se tienen adentros. Ya está. No es ideología. No puede ser de la ideología ayudar al otro.
    1. «La revolución empezó con un texto». Olé. El autor colgó este vídeo en su página, El adjetivo mata, para que te sientes con un café, un bolígrafo y algo dónde apuntar:

 

  1. Rafael es cartesiano y por eso progresa es un tuit que rescato para que reflexiones, escritor de mofa. Moja pluma, usa el molinillo para los granos de ficción y el café, siempre a la misma hora. Todos los días. Si pinchas sobre el tuit te llevaré a su web que hoy, 2 de agosto de 2015, muestra unos morritos de Lolita de 19 años que ni Nabokov.
    1. Es un genio y él no lo sabe…
      rafasarmentero

Y finalmente revelo que Robert Coover me ha destrozado. Ayer acabé El hurgón mágico. Robert Coover puede trasnformar la opinión que sobre la ficción tenías hasta hoy, dos de agosto de 2015. Cervantes hizo algo similar en su día, con diecisiete años, creo.

IMG_20150801_181916