Su novela es sádica, fascista y discriminatoria

En 1985, en la Biblioteca Pública de Nijmegen, Crescencio Moral -en la redacción hemos decidido llamarlo así- era bibliotecario. Bibliotecario y censor. No me interesan los detalles de lo que hizo, del porqué lo hizo, qué le llevó a hacerlo. Lo hizo, sin más. ¿Qué hizo Crescencio Moral Lopera? Retiró de los anaqueles  de laSigue leyendo “Su novela es sádica, fascista y discriminatoria”