Los libros malos son un veneno intelectual

«Los libros malos son un veneno intelectual que destruyen el espíritu. Y porque la mayoría de las personas, en lugar de leer lo mejor que se ha producido en las diferentes épocas, se reduce a leer las últimas novedades, los escritores se reducen al círculo estrecho de las ideas en circulación, y el público se hunde cada vez más profundamente en su propio fango.» Enrique Vila-Matas en una página de Bartleby y compañía.