El odio es un cemento que conviene expulsar antes de que fragüe en las entrañas

Aunque minen el valle de la muerte ella siempre está esperando. Es la muerte quien dicta la ley.