Tropo 298: Información no es conocimiento, es follón

La información no es conocimiento, es follón. Mi tesis.

En realidad, después de leer algunos tuits del escritor comercial Juan Gómez Jurado (“En el mundo en el que vivimos importan mucho más las competencias que los conocimientos“) la cita del domingo brilla con más fuerza: SOLO LA INTELIGENCIA REJUVENECE.

Además, cuando iba a responder a Gómez Jurado, me he encontrado con este argumento de Andreu Navarra, autor de Devaluación continua, libro que recomiendo a todos los profesores que se acercan a este blog. A todos. El argumento está tan bien pergeñado que me he limitado a copiar el tuit y a pegarlo. Mira qué fácil:

Jurado ha borrado el tuit. Lo de siempre, pero seguiremos batallando contra el gurú A y el gurú B desde donde nos toque, unos desde las aulas, atacando la estulticia, la pereza por saber y combatiendo a la gente culturalmente follona. Otros desde los medios de comunicación. El fin es convencer. Saber merece la pena, la información solo es follón.

No me marcho sin recomendar otro libro pispás: Sobre el arte de leer, de Gregorio Luri. Lo tengo en casa, por si no lo encuentras.

Mañana ya, jueves.

Tropo 162: El analfabeto

Oíd, buena gente:

“Un auditorio analfabeto no puede tratarse con muchos miramientos; hay que insistir enérgicamente en lo que conviene destacar; las afirmaciones han de repetirse y es forzoso recurrir a la variedad expresiva”.

La cita es de un hispanista, H. J. Chaytor. La cita es de un hispanista realista, y la he seleccionado porque algunos políticos nos imaginan como un vasto auditorio analfabeto, que ha de tratarse sin miramientos. Por ese motivo repiten y repiten hasta forzar nuestra atención, máximas que, en vez de expresivas, están manidas, sobadas y manoseadas. Chaytor, recuérdalo bien hasta el 10 de noviembre.

Hoy he comprado dos libros, uno de Taschen de Anatomía Humana y el otro de Tusquets (he estado a punto de no comprarlo por el papel que utiliza Tusquets, que es pésimo), pero al final, también tengo el ensayo de Andreu Navarra, Devaluación continua, en casa. No me queda otra que recoger las migajas y los minutillos que se le desprenden al día para leérmelo.

Entre los fines por los que compro libros siempre hay uno que consiste en algo tan simple como en querer dejar de ser, de una vez por todas, un analfabeto. Que no sé si conseguiré algún día.

Se une al grupo de libros de consulta semanal Devaluación continua, de Andreu Navarra

Tropo 143: Los payasos

Harto de experimentos pedagógicos. No voy a convertir mi aula en un circo, sino en un sitio donde la palabra brille, en sus bocas y en la pizarra; donde el razonamiento apoyado en la memoria deslumbre y donde el conocimiento del profesor sea transmitido a los alumnos. Hoy algunos profesores se dedican a los juegos artificiales. Suplen su falta, no de formación, sino de cultura. Se venden puertas hacia fuera y resultan ridículos; y al alumno, que lo atienda el Espíritu Santo. Yo pienso al revés. El profesor ha de volcarse en el alumno, solo hacia el alumno, sin esperar ni aplauso ni mira qué influencer soy. Por eso, en un hueco me haré con Devaluación continua, de Andreu Navarra y Cuaderno de un profesor, de Alberto Royo. Ya está bien, payaso.