Sin banquito de madera

Llevo unos días obsesionado con un banquito de madera, bueno, con el banquito de madera de un escritor que es profesor y muy padre. Lo de muy padre lo escribo porque tiene seis hijos. Mi padre, por ejemplo, también es muy padre. Y mi madre, muy madre, claro. Soy el mayor de diez hermanos, peroSigue leyendo “Sin banquito de madera”