Esto de que ser sea dejar de ser

“La lucha es el tiempo, es el mar encrespado y embravecido por los vientos, que nos manda sus olas a morir en la playa: la paz es la eternidad, es la infinita sábana de las aguas quietas. Y la eternidad, ¿no te aterra? ¿Qué vas a hacer en toda ella tú, pobre ola del mar de las almas? ¿Te acuerdas de aquellas noches de invierno en que en derredor a la hoguera del viejo tronco de la encina muerta divagábamos -¡dulce tristeza de consuelo desesperado!- las eternas divagaciones de los hombres nacidos del barro? Porque allí éramos hombres. El uno dejaba de ser labrador, el otro médico, el otro abogado, cada cual se desnudaba de su oficio y quedábamos los hombres. La visión de las llamas de una hoguera es como la visión de la rompiente del mar; las lenguas de fuego nos dicen lo mismo que las lenguas de agua. Lo mismo que de ellas se hacen para deshacerse,

read more Esto de que ser sea dejar de ser

Descubriendo subjuntivos: si ellas no mintieran…

Como escribía ayer en un tuit, durante esta semana estuve entretenido con un texto de Javier Marías. Quise descubrirle los subjuntivos. El artículo fue publicado a esta hora hace una semana: “Ojo con la barra libre”. No había tantos subjuntivos, dos “hayas” y  poco más, uno al principio y otro casi al final. Era rasgo de subjetividad —no rotundo—, pero de eso se trataba, de levantarle la falda al texto —¡y el texto va de faldas!—. Quería detectar los rasgos de subjetividad, ya saben, que si grupos tónicos irregulares, elementos tematizados, primeras personas, adverbios modales, ruptura del orden lógico de la oración, proformas léxicas, es decir, comodines, vulgarismos y expresiones informales, palabras polisémicas por doquier, formas verbales valorativas, ironías y distopías, connotación de la buena y presencia de elementos humorísticos así como una progresión temática sin respetar el orden: esto es ¡subjetividad! Y sí, le descubrí bastantes rasgos al texto, pero dejo el resultado para otro momento. No lo voy

read more Descubriendo subjuntivos: si ellas no mintieran…