Ortografía contra ortografía

 

Si en la web de la RAE buscas la palabra «asignatura» dentro de la Ortografía de la lengua española (2010), el primer ejemplo que te ofrece el buscador es «trabajo antes de la fecha fijada por el profesor | suspenderán la asignatura». El enunciado del ejemplo no está cohesionado, es raro y extraño. Pero no entra en contradicción y por ahí vamos a tirar. Si lo completas puedes decir: si trabajo antes de la fecha fijada por el profesor no suspenderé la asignatura. Esa pleca es fastidiosa y despista; además parte, reparte y se lleva la mejor parte. Si no sabes lo que es una pleca yo te explico qué es una pleca, amantísimo lector. Una pleca es una barra vertical que suele utilizarse en matemáticas para representar el valor absoluto, el módulo, determinantes y es un símbolo de «tal que» o «que cumple». Si buscas en el DLE «pleca» señala su origen como incierto (De or. inc.) y se define como un símbolo utilizado en las imprentas; en este caso solo sirve para separar dos ejemplos. Yo me hice amigo de la pleca tiempo ha, cuando hice un curso de corrección ortotipográfica que no me ha servido para escribir en el instante que lo necesito y sin ninguna clase de duda, por ejemplo, «Lengua castellana y Literatura».

SIGUE LEYENDO EN LACONTRADEJÁEN (6/NOV/2017)

Anuncios

El relojero y La japonesa calva

Hay quien piensa, y por ello se avergüenza, que enseñar y hacerse una fotografía con el libro que te estás leyendo es como sacarte los calzoncillos por la pernera y enseñarlos, o hacerte un selfi con ellos. No se rían. Hay quien piensa que hacerse una fotografía con un libro sobre un fondo de piedra mate, tirando a arena, es mostrar y demostrar cuán pedante se es. Hay quien piensa, por el contrario, que chillar ¡gol! un domingo por la tarde sí es lo más culto a lo que una persona un domingo por la tarde puede llegar a hacer. Yo, por eso, grito ¡gol!, y además, leo. ¿Doblemente culto? Juzguen ustedes.

Hoy les traigo con estas letras dos libros que no he leído pero que les voy a recomendar que compren y que lean. Hoy, con este artículo, me voy a hacer un selfi (se puede escribir selfi, advierto) con dos libros que todavía no he leído. Además, conozco personalmente a ambos autores. Son Emilio Lara y Jesús Tíscar.

Seguir leyendo en LACONTRA (22/OCT/2017)

 

IMG_0326.JPG
La japonesa calva, de Jesús Tíscar (Edaf, 2017)
IMG_0332.JPG
El relojero de la Puerta del Sol, de Emilio Lara (Edhasa, 2017)

Los dormidos, y los muertos, no son sino como pinturas

Esta semana estuve dándole vueltas a un texto de Corazón tan blanco, la deslumbrante novela que Javier Marías escribió con cuarenta y uno. Se la recomiendo. Su comienzo es devastador. Le influirá en sus vidas. Lean solo el comienzo y abandónenla, pero lean ese comienzo. A esa edad Javier Marías escribía una novela interesante y no se pasaba el día haciéndose selfis.

Yo no sé si a ustedes les pasa. Cuando localizo un fragmento o un texto deslumbrante, además de deslumbrarme, retumba durante un par de días dentro de mi cabeza. Va a ser imposible trascribir el texto completo aquí porque si así lo hiciera se quedarían sin artículo. Pero trascribo parte de su esencia para ilustrar lo que quiero ilustrar, que es cierta actitud del ciudadano barcelonés, que ni es chicha ni es limoná, que siente según sople el viento, más la bandera del aborto independentista que la bandera del país del que mama. Es una actitud cobarde, tibia, de vómito fácil, muy similar a ese mientras tenga lentejas y tetica caliente dime qué tengo que decir, si independencia en vena o español por la gloria de mi abuelo extremeño.

Seguir leyendo en LACONTRADEJAÉN (9/10/2017)

¡Cuate, aquí hay tomate!

Me hallaba seco de ideas esta semana, sin jugo hasta hace un par de horas. Pero he de escribir mi artículo quincenal, y voy a escribir mi artículo quincenal ayudado por lo que le leí una vez a nuestro paisano Antonio Muñoz Molina, que afirmaba que escribir en el Diario de Granada le había enseñado a escribir con regularidad y disciplina, con límites fijos. Es un pensamiento algo simplón pero es una verdad como un templo, que es, a su vez, una frase hecha que no sé si sustituiré cuando ponga el punto y final a este artículo. Y es que estar falto de ideas, tener el seso seco para escribir sobre algún tema, yo lo soluciono yéndome a dormir la siesta con un papel, un lápiz y una intención en las mientes: que mi despertar traiga un asunto sobre el qué escribir. Y así, mientras cierras los ojos, sabes que cuando despiertes aparecerás con una margarita en la boca. Y no suele fallar; ahí está la idea. Tengo otro método, por si falla el de la siesta, más expeditivo: colocarte los auriculares y escuchar alguna pieza «detonante» de Bach, Haendel o Telemann. Esto sí que nunca falla.  

Y de aquellos barros, estos lodos; y de esta siesta, esta idea escrita entre garabatos sobre el papel. La noticia la publicó este periódico el viernes pasado. La releo ahora y exclamo: «¡Cuate, aquí hay tomate!: «El Ayuntamiento encarga un informe para corregir su “desfasada” organización». Gracias, Javier Esturillo.

Veinte mil euros del ala…

seguir leyendo en LACONTRADEJAÉN (25/SEP/2017)

Ándeme yo caliente

Ayer por la tarde buscaba algún texto para colorear el artículo de hoy y me encontré en un carrusel de textos con el Ándeme yo caliente / y ríase la gente de Góngora, que es uno de los textos más pertinentes y actuales que ustedes pueden leer si quieren construir un escudo que les proteja del acontecer político de España; y de Cataluña y los futuros condados catalanes. Cuando lo he releído me he preguntado cómo de harto tenía que estar Luis para que, con veinte años, escribiese con tanto ingenio sus sensaciones, y expresara con más chiste su actitud y desdén hacia lo que desquiciaba a otros.

Así que hoy utilizaré este poema para regar los párrafos e intentar convencerles de que abandonen, por su salud mental, la lectura de noticias políticas. ¿No están hartos? Ya está bien de cansinismo político. Hay que redescubrir el silencio y lo que nos produce gozo y, sobre todo, gustirrinín. Así pues, que entre Góngora…

seguir leyendo en LACONTRADEJAÉN (12/SEP/17)

 

 

Échele leche

echele-leche.jpg

Échele leche a la actualidad, a lo que le pueda escocer de mis artículos, no se tome nada a pecho, disuelva el malhumor, diluya el café, ¡échele leche!, más leche a lo que le molesta, a lo que le pica de la vida, sulfura, y sobre todo, a la realidad, que está para que sea interpretada como quieran los de derechas y como les dé la gana a los de izquierdas, para leerla de izquierda a derecha, o de derecha a izquierda, como el palíndromo «Échele leche». Borre esa fea conducta suya, impropia de tipo adulto con seso, tome leche y échele (más) leche, sin parar, a sus días; tórnelos blancos y pacíficos, saboréelos de otro modo, deje de pelear por tonterías, cállese y piense un poco antes de hablar, o piense y no diga nada, siempre gana. Dulcifique el color, ponga blanco, enleche, ¡leche!, échele leche, cuanta más, mejor.

seguir leyendo en LACONTRADEJAÉN (29/AGO/17)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Jaén, ciudad del norte

«Di siempre menos de lo necesario», me aconsejan, «haz el favor de prescindir de las explicaciones», me insisten. Di siempre menos y exprésalo con pocas palabras, solo las que necesita la ocasión; y cállate después, cállate por Dios, cállate y no metas la pata; aprende de los estoicos, del Séneca aquel y de Epicteto, su amigo. Autocontrol, necesitas autocontrol y respirar hondo, venga, ya, exprésate. Pues bien, escuchen, solo necesito cinco palabras: no me gusta el fútbol.

No me gusta el fútbol pero tengo dos hermanos árbitros, uno en primera y otro en segunda división. Tengo otro hermano que entrena a los zagalillos de un equipo de Córdoba y una hermana en la sala de máquinas del nuevo Real Jaén C.F. Mi hijo me sienta a ver partidos del Real Madrid y de la selección española y mi suegro me tiene al día del trajín que lleva y que trae el equipo de su vida. ¡Hala, Jaén! ¡Un proyecto, una ilusión! ¡Todos sumamos!

Pero a mí, y disculpen que lo repita otra vez, no me gusta el fútbol. Aun así les recomiendo uno de los mejores libros que he leído sobre fútbol, y solo he leído dos: Dios es redondo, de Juan Villoro, que es uno de los mejores cronistas de fútbol a pie de cancha. Un tipo que me atrapó con la vida secreta de los goles, sí ¡la vida secreta de los goles! Si les gusta el fútbol, se van a divertir con este libro.

Hoy quiero hablar de fútbol. Imaginen…

sigue leyendo en LACONTRADEJAÉN (15/AGO/17) 

Vacación y libros de compañía

«Los libros malos son un veneno intelectual que destruye el espíritu. Y porque la mayoría de las personas, en lugar de leer lo mejor que se ha producido en las diferentes épocas, se reduce a leer las últimas novedades, los escritores se reducen al círculo estrecho de las ideas en circulación, y el público se hunde cada vez más profundamente en su propio fango».

La cita con la que empiezo este artículo y mis vacaciones es de Enrique Vila-Matas. La leí hace años en Bartleby y compañía y desde entonces quedó archivada en el fichero de notas de los libros que leo. Recurro de vez en cuando a este archivo para hilar temas sobre los que escribir. Pero no solo descubrí la de Vila-Matas sino que di con otra muy buena de Francisco Umbral que justificaba la escritura de este artículo: «Cuando no se tiene nada que escribir, pero se sigue escribiendo, […] es por donde mejor se les conoce como escritores. Escritor es el que lo es más allá de sus temas. El que solo escribe cuando tiene algo que decir, es un señor que dice cosas.»

Con estas dos cartulinas sobre la mesa empecé a escribir…

sigue leyendo en LACONTRADEJAÉN (1/AGO/17)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Walking On Jaén

 

IMG_20170719_203518.jpg
Vía verde hacia Jabalcuz, en Jaén. 19 de julio de 2017

Hay un tipo de concejal que no sirve para el Ayuntamiento de Jaén porque Jaén es una ciudad cuyo protagonismo urbano lo tiene en cuesta. El tipo de concejal que necesita Jaén ha de saber que, para ser el mejor concejal del Ayuntamiento de Jaén, hay que subir y bajar muchas cuestas. La sabiduría de Jaén se esconde entre ellas. Solo si la recorres, pendiente de lo que sucede en sus cuestas, concejal, podrás afirmar que la paseas como se merece. El único trabajo que te pedimos es, pues, que te pasees por Jaén, concejal.

Seguir leyendo el artículo en LACONTRADEJAÉN (19/07/17)

Se trataba de perder la cabeza

«Estar dispuesto a morir por alguien que nunca hemos visto, cuya voz nunca hemos oído, eso es todo el cristianismo.» Julien Green.

La cita tiene más miga que la barra de pan de Pulgarcito. Pero tranquilícense, ni voy a escribir de cristianismo ni sobre qué cura el alma. Si tienen dudas de fe acudan a las fuentes: fuentes, más fuentes, las fuentes; que si un catecismo por aquí y un Nuevo Testamento por allá, un párroco con tiempo y dispuesto y una misa en las Bernardas, en fin, lo de siempre, y aquello que cantaban de que el vicio de una persona viciosa no vicia al novicio. Tampoco olviden comprar las magdalenas del convento; están muy buenas.Después, con la bolsita de madalenas en la mano, paseen por la Alameda, que estará limpia; no saben lo que sudan los trabajadores del Excelentísimo Ayuntamiento de Jaén para tenerla preparada, a primera hora de la mañana, para el orín de sus mascotas. Jaén se merece una Alameda así.

Pero hoy quería hablar del protagonista del libro que estoy leyendo…

Seguir leyendo el artículo en LACONTRADEJAÉN (3/07/17)

9d924950-8224-494d-9571-fd7d64bd5479
Tomás Moro de RUBENS. Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado