Quijote, fascista; y el gran Sancho, más