El dilema de los docentes

¿Quién quiere una herramienta corporativa libre si hay cosas gratis más bonitas? ¡Buena pregunta!

La respuesta la tiene el vídeo que me ha llegado vía Telegram. Dos minutos y pico, es decir, brevedad; y claridad de conceptos: lo diáfano permite ver mejor. La administración andaluza debiera promover con más ímpetu la utilización de la plataforma educativa Moodle. Sobre todo por nuestros alumnos. Sobre todo por los datos que están dando nuestros alumnos. Por su privacidad y seguridad. A menores hemos metido en las clases de Google sin tener consentimiento paterno. Verás como venga el coco. Sobre todo porque ellos no están recibiendo nada a cambio ni de Edmodo ni de Google Classroom que son las dos plataformas que he utilizado alguna vez. Ya no. Me salí de ellas muy rápido y me sumergí en Moodle. De hecho, voy diciendo por ahí, en plan socarrón: “Moodle es mi pastor y nada me falta”. Y es verdad. Para el asunto académico es suficiente (y sobresaliente) y está tan bien armada… Vale, de acuerdo, al principio es un adoquín (como los de Zaragoza), pero después chupas y chupas y sabe bien, es decir, y aquí viene el tópico: es coser y cantar. Moodle vapulea a Google Classroom si sabes tocarle los botoncitos. Yo lo he comprobado y estoy muy satisfecho.

No hablo más. Se trataba de subir este vídeo, que me ha encantado. Lo bueno, si breve, decía Gracián, dos veces bueno. Incluso tres.