Tropo 329: Némesis 8

En Jaén, donde leo: 171 contagiados y 3 fallecidos.

La cita que rescato para el tropo de hoy me recordó a la cita que Ben Shapiro tiene fijada en su perfil de Twitter. Tiene 353k favoritos y 130k retuits. Porque es tajante:

La otra cita a la que me refiero la encontré esta mañana en La escuela no es un parque de atracciones, de Gregorio Luri. Está en Ariel y tuve la suerte de comprarlo en la librería antes del confinamiento. Me acompaña. Disfruto con su lectura. La cita cierra un capítulo dedicado a dinamitar los estándares emocionales que nos está imponiendo o tratan de imponernos en la escuela e institutos algunos gurús pedagógicos. La cita revienta cualquier atisbo que trate de hacer de la escuela un sitio donde llorar con los alumnos por sus deseos frustados o sus circunstancias. Es bueno Luri refutando las sandeces y las perlas de humo que la emotividad ha traído a nuestros colegios.

El fragmento es parte del discurso que John Roberts, presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos pronunció en junio de 2017 en la ceremonia de graduación de la escuela de secundaria de su hijo. Luri lo extrae de La transformación de la mente moderna, de Jonathan Haidt y Greg Lukianoff y dice que la incluyó en su ensayo porque es “un magnífico ejemplo de que otro tipo de educación emocional es posible”. Pasen y lean:

Espero que, de vez en cuando, en los próximos años, os traten injustamente, para que así lleguéis a conocer el valor de la justicia. Espero que sufráis la traición, porque eso os enseñará la importancia de la lealtad. Lamento decirlo, pero espero que os sintáis solos de vez en cuando, para que no deis por seguros a vuestros amigos. De nuevo, os deseo mala suerte de vez en cuando, porque así seréis conscientes del papel que desempeña el azar en la vida y que el fracaso de los demás tampoco es completamente merecido. Y cuando perdáis, como os ocurrirá en algunas ocasiones, que de tanto en tanto vuestro adversario se regodee en vuestro fracaso. Es una forma de que entendáis la importancia de la deportividad. Espero que os ignoren, para que sepáis qué importante es escuchar a los demás, y espero que sufráis el suficiente dolor para aprender a ser compasivos. Desee o no estas cosas, van a ocurrir. Y que saquéis provecho de ellas dependerá de vuestra capacidad de ver un mensaje en vuestras desgracias.

Extraído de Gregorio Luri, La escuela no es un parque de atracciones, Barcelona, Ariel, 2020.


Y Epictecto. ¡Lean a Epicteto!

Dailystoic