Tropo 313: Ilustración

Photo by Element5 Digital on Pexels.com

Hay un problema de ilustración en los centros educativos. Tanto en los privados, en los que trabajé durante algunos años, como en los públicos, en los que trabajo ahora. Un auténtico problema de ilustración. De ilustración docente e ilustración discente. Es, desde luego, uno de los motivos por los que la educación no va, ni funciona.

Cuando hablo de ilustración me refiero a conocimiento. El conocimiento no es atractivo. El hecho de saber cosas, de tener curiosidad por lo ignorado es despreciado. Ni para los alumnos ni para la mayoría de los profesores. Tocas la fofa tensión que tiene la cuerda en los pasillos, en las aulas, en las salas de profesores. Es muy fácil demostrarlo. Los intereses ilustrados se difuminan entre tanta parafernalia e ideología. Y sin ese ese deseo de ser cada día más sabio, el discente y el docente, es imposible que la educación mejore. Se pongan como se pongan, diseñen lo que diseñen como enésima ley de educación. Será otro desastre porque desdeñará la ilustración, el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, por ejemplo. Y ya da asco, la verdad. Por eso tú, y solo tú, das lo mejor de ti como docente de puertas adentro. Porque solo te debes a ellos, a los alumnos.