Tropo 301: Pío Cid

Si hiciese una estadística, si me hubiese preocupado por contabilizar cuántas veces he comprado libros en sábado, el resultado sería abrumador. Hoy, de hecho, he vuelto a hacerlo. Tenía quince euros en la cartera y R y yo regresábamos de la plaza. Comprado el alimento, todo lo demás debe ser invertido en libros y cultura. Así que, adentrándome en Metrópolis, le he preguntado a A, el librero, por Los trabajos del infatigable creador Pio Cid, de Ángel Ganivet. A. me ha dicho que no había leído nada de él, pero que sabía que se suicidó en Finlandia con treinta y pocos. Un granadino suicidándose en Finlandia con treinta y pocos. Qué sorpresa. Eso no lo sabía. La referencia que llevaba en mente es la que me procuró lo que ya he escrito por aquí antes, que Ganivet, con esa novela, fue «el punto de partida de la moderna ficción española». Y aquí está, esperando ratos y gozo.