Tropo 299: ¿Cómo anotas?

De vez en cuando me preguntan cómo hago tal o cuál cosa, cómo subrayo o coso un botón no, pero sí cómo esencializo libros y estudio. Hoy, mi hermana L, ingeniera de la Comisión Europea en Bruselas, lectora y bullejournalera en ciernes, me ha preguntado sobre la metodología que utilizo con las notas que surgen cuando leo. Querida L, como siempre sucede, hay dos posiciones y debes situarte donde más calor te den.

Hay dos posiciones en los extremos, pero son dos opciones referidas a la toma de notas de libros de no ficción. Y esto no es baladí. Y esto no es baladí porque la mayoría de los libros que leo son de ficción, L. Pero estoy equilibrando…

El primer protagonista que te traigo es Ryan. Ryan Holiday te dirá que la forma que tiene de anotar libros es la mejor de las mejores. Si todavía no sabes cómo trabaja Ryan, mira, así es cómo trabaja Ryan: “The Notecard System: The Key of Remembering, Organizing and Using Everything You Read“.

En el extremo opuesto tienes a Enrique Dans, al que mencioné hace unos días. Su artículo “La transformación digital y las herramientas” es paradigma de lo que defiende.

Ambos son escritores, además. Ambos son superventas. Es decir, su credibilidad no está en juego, porque han demostrado que sus métodos funcionan, pero ambos utilizan métodos de documentación y trabajo distintos, uno está anclado en lo analógico al cien por cien y el otro no sobrevive sin lo digital. Y aquí está nuestra labor, encontrar nuestro sitio.

A mí, personalmente, me gusta y me divierte más el método de Ryan Holiday. De hecho, suelo trabajar así. Sí, sin ninguna duda. Pero reconozco que lo que propone Enrique Dans está más alineado con nuestro siglo y dependerá de qué quieres obtener. Por eso comentaba el otro día la posibilidad de empezar a digitalizar todas mis notas.

Seguro que estáis esperando que pormenorice qué hago, o cómo genero mis notas y alimento mi archivo, pero he de reconocer que la toma de notas depende del fin que les vayas a dar. No es lo mismo crear un archivo de fichas índice para una tesis hoy, que hace treinta años. Tampoco es lo mismo abrir Evernote o Onenote para archivar y contener en cuatro párrafos las notas sobre un libro. Has de encontrar tu sitio y cierto equilibrio.

Y no estoy escurriendo el bulto porque en este tropo solo quería exponer cuáles son las dos posiciones más extremas, subrayando que la finalidad para la que anotas es imprescindible conocerla antes de invertir tiempo en extraer contenido de un libro.

Nunca he desarrollado al cien por cien ninguno de los dos métodos. Es decir, siempre he combinado lo analógico con lo digital, pero demasiadas investigaciones subrayan que la toma de notas manuscritas es más afín a nuestro cerebro que la toma de notas digital. Y si es más afín, desarrollará más, por tanto, la memoria y la concentración. Pero claro, si vas a adecuar y pergeñar un texto para tal o cual, facilita siempre la tarea que lo que quieras encontrar lo encuentres rápido y categorizado. Y eso solo ocurre si lo tienes digitalizado.

Aún no he publicado ningún libro. De ningún tema. Ni ficción ni no ficción. Solo publiqué una colección de artículos para probar cómo lo hacía Amazon. Pero he de reconocer que si algún día lo hago, estaré abocado, por pura preferencia, a lo analógico.

Existen muchos factores: libro que lees (ficción o no ficción), tiempo disponible, fin para el que tomas notas (¿uso para artículo, reseña o trabajo fin de máster?), ocio o trabajo… etc. Lo que sí está claro es que, como escribe aquí Ryder Carroll, la creatividad echa borbotones sobre el papel: “Rethinking Creativity“. El papel no es un cementerio de ideas, sino un semillero al que has de acudir de vez en cuando para regarlo y recoger frutos.

Llevo un tiempo ingeniando y experimentando un sistema analógico y digital fundamentado en mi bulletjournal (cuaderno). Quiero perfeccionarlo. El fin es el puro archivo de textos chulos e ideas chulas que me silban los libros para lo que Dios quiera. Si me dais tiempo, en verano preparo una serie divertida sobre el asunto. Lo apunto con un “bullet”. Así que este tropo, ¡continuará!

Ahora he de irme a estudiar, L. Sigo estudiando, ¿qué será del hombre que no estudia hasta la misma tarde de su muerte? Solo carne. Además, después de escuchar “Entrena tu cerebro” de Marta Romo, solo nos queda leer, escribir y pasear. ¡Neurogenérate!

Un comentario en “Tropo 299: ¿Cómo anotas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: