Tropo 292: Escenarios vacíos

Una de las últimas tareas que realiza Esclaramundo al final del día es la de salir a pasear. Suele hacerlo al final del día, hacia las ocho. Es, quizás, el momento más creativo del día. No puede pasear por la mañana porque empieza a trabajar muy temprano. Hoy, Esclaramundo, salía con Hegel en la cabeza. Había estado durante una buena parte de la tarde pensando en eso que escribió una vez el filósofo: «El drama procura representar la totalidad del movimiento, frente a la novela que representa la totalidad de los objetos». Esta idea le ha ayudado a Esclaramundo a poner orden en su cabeza vespertina. Ha filtrado tareas importantes y urgentes, ha desechado otras tantas secundarias, moviéndolas desde un lado a otro en la cabeza, hasta comprobar cómo se le desprendían y escuchar cómo se iban cayendo sobre la acera que iba dejando detrás de él. Es Hegel, y Hegel siempre le ha resultado inaccesible. Por eso, cuando ha llegado a casa ha repetido cuatro veces en voz baja esta otra cita de Nicolás: «Las almas que no son teatros de conflictos son escenarios vacíos». Aunque para eso Hegel sí tenía respuesta: «El drama procura representar la totalidad de la vida, pero a trabajar de acciones humanas que se oponen, creándose una colisión dramática».

Los paseos de Esclaramundo.