Tropo 276: La llave

Así cobrado, diez visitas al local donde te duplican las llaves te supondrían treinta euros. Es caro. Es caro porque el local no es ni un franquicia ni está en la mejor esquina del barrio, sino en un oscuro local dentro de un oscuro pasaje. Tres euros por el duplicado de una llave minúscula es en realidad la razón de ser de un posible relato de codicia y picaresca. De robo también.