Tropo 270: Hora y minuto

Esclaramundo me aconseja que cuando él escribía tropos abandonó muy pronto el hábito de hacerlo en la cama, cinco minutos antes de entrar en el sueño de cada noche. Que no le compensaba quitarle a ese ratico de la noche su porción de lectura, decía. Seguiré su consejo. El momento es el café de después de comer. Ese rato es, como dicen los pedantes por la calle, supino. Mañana lo incorporamos a la rutina. Porque a la escritura de estos tropos solo le falta reservar la hora y el minuto. Sería delicioso. Y será.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .