Tropo 223: La más Morris historia del cómic

A R solo le falta un cómic de Lucky Luke: Lucky Luke contra Pinkerton. R ha ido invirtiendo el dinero de su paga en los cómics de la editorial Kraken. R es casi un experto en Morris y tiene once años. La editorial Kraken debería ver este vídeo y dilucidar si R es un experto en Morris o no y que le comunique su veredicto antes de que cumpla doce. Que contacten con su padre.

El padre de R quiere demostrar que R invierte bien. R invierte así de bien:

Los que saben de oratoria aseguran que una de las condiciones para enganchar es hablar de lo que se conoce. Pero además, si se espolvorea pasión, se pueden obtener vídeos como el que R realizó. Su padre lo subió al YouTube con el consentimiento de su madre. Y aquí paz.

No sabe cómo hizo el vídeo. El contrapicado es exagerado, pero no le preguntó cómo debía hacerlo, ni dónde debía colocarse, ni nada de nada. Tenía una tarea y la acometió solo. Quizás sea lo que más le haya gustado a su padre, que fuese capaz de tomar las decisiones solo. Además, no utiliza guion, por lo que se puede observar; y estructura bien, por lo que te sorprendes, puesto que el padre de R sabe lo que les cuesta a los adolescentes exponer un discurso medio estructurado. Es evidente que R expone mejor que el padre que lo parió; ahora bien, utiliza su biblioteca para el escenario.

R sabe que casi todo está en los libros porque R empieza a comprender que los libros traen migas y que con esas migas también se alimenta el cerebro, que es en definitiva el que le va a servir para acomodarse en la sociedad que le ha tocado vivir. R visita todos los viernes por la tarde la biblioteca pública. R suele pensar bien, pero suele pensar bien, piensa su padre, porque lee mucho. Tanto, que en ocasiones sus amigos le dicen que no se invente palabras. Pero las palabras que no conocen sus amigos existen, y esas palabras son necesarias para dotar de carne a las ideas, a sus ideas. Dios lo guarde.

En definitiva, R marcó todos los ítems: grabó un vídeo, expuso una tesis y dibujó un cómic. A ver si su padre contacta con su profesor para que le diga qué le pareció el trabajo. Por abrir la bolsa de los puntos de vista y terminar con tanto engolosinado:

El vídeo que R montó, realizó y grabó es el siguiente:

El cómic que presentó como tarea lo vio el martes Peternews, que es el amigo de su padre, el amigo que trabaja en una librería. Le sugirió que lo tintase. Y que por favor, le hiciese una copia, es decir, que le regalase una fotocopia. Parece que le gustó, y le gustó mucho. Mira y lee el cómic de R, bueno, y lee sus viñetas y sus bocadillos. Nada hay calcado, todo está, como debe ser, dibujado a sangre. Bueno, a sangre no:

R quiere ser ingeniero de pista de Ferrari, pero mientras, dibuja cómics.