Tropo 69: El truco es el yo

Foto: IG @blu_mm

Yo recibí ayer un paquete con un libro de Julio Camba. Yo lo abrí. Yo empecé a contar los separadores que venían dentro y tuve que sentarme. ¡Y cien! (tropo). Yo terminé de contar hasta cien (tropo sobre tropo). Yo tuve tan grata experiencia de compra en la web de la editorial Pepitas de Calabaza que yo, desde hoy, compraré todos los libros de la editorial Pepitas de Calabaza en su web. ¿Por qué no potencian la venta directa sin gastos de envío más editoriales? Es sencillo, editor: el porcentaje que te cobra el distribuidor, casi un 35 %, ¿no?, lo destinas a enviar libros gratis desde tu web para satisfacer al lector que no encuentra tu libro en el pueblo de al lado; o en Jaén. Al final sales ganando tú, pero estábamos con el yo. Yo abriré otra categoría de enlaces en el blog -abajo, a la derecha- de editoriales donde compro y me venden directamente sin gastos de envío. Por potenciar yo el fluido editorial. Hombre, si vives en Madrid, acércate a una librería, pero yo vivo en Jaén y solo tengo una librería decente, cuyo fondo me llega por los tobillos (tropo). Yo no me voy a tirar de cabeza en una librería donde el agua me llega a los tobillos (trompazo). Si no tiene el libro que quiero, primero me tiro de cabeza en la web de la editorial, y después, si me cobran muchos gastos de envío, en Amazon, que tengo el Prime. Yo no quiero engañar a nadie. Yo soy yo y mi circunstancia jiennense. Pero insisto, esto iba y va de yos. Y quería hablar del yo de Julio Camba, que un día tuvo que pensar lo mismo que E. T. A. Hoffmann: “el juicio del mundo me es bastante indiferente”. Aquí y ahora puedes pensar “se la refanfinflan”. Es verdad, pero se dijeron “usemos el yo sin medida”. Y yo digo Julio Camba porque he empezado a leer el libro Mis páginas mejores, que prologa Manuel Jabois y me trae recuerdos del libro del último premio Julio Camba, Ricardo F. Colmenero: Literatura infiel. Son tan persuasivos los dos; gritas en uno “yo” y se escucha eco en el otro. Magia. Pero sigamos con el yo. Yo solo quería dejar aquí escrito que Julio Camba comienza los cuatro primeros artículos de Mis páginas mejores así: uno, “Tenía yo diez o doce años”; dos, “Heme aquí en una diligencia, camino de Cambados”, tres, “El viejo maestro está orgulloso de ”, y cuatro, “Yo no comprendo bien a la gente mientras no la veo comer”. El truco de los genios es su yo, no me digan.

Vínculos de este tropo: Mis páginas mejores un euro más barato y sin gastos de envío | Repampinflar | Refanfinflársela una cosa o una persona a alguien