20181124 No le des al play

La entrada de ayer la escribí a las once de la noche con el móvil y desde una cafetería. Veníamos de cenar, pero nos apetecía una infusión antes de llegar a casa. Mientras elegían -desde el principio tuve claro la de frutos rojos-, perdí la vista por el local y recordé que no había escrito la entrada del día. ¡Adiós! Y me puse a escribirla mientras ellos pedían. La entrada de hoy también la estoy escribiendo con el iPhone, pero desde el sillón. Se me echa el día encima y no tengo la pieza diaria escrita. Recuerden que el 1 de noviembre empezó este reto: escribir todos los días durante el mes de noviembre aquí, en mi blog. El método BuJo me está alejando del ordenador y solo lo utilizo para tareas que no necesitan ninguna dosis de creatividad. Para las demás tareas utilizo un Pilot, una Leuchtturm1917 (la siguiente será una Peter Pauper) y un iPhone. Mi desintoxicación digital ha empezado, y lo está haciendo sin mirar atrás. Borré mi cuenta de Facebook y estoy sopesando desintegrar Instagram. Realizo y pienso casi todo en papel antes de darle forma con el ordenador. Dios dirá hasta dónde. De lo que sí te percatas pronto, cuando regresas al papel para organizarte, es de que con el ordenador solo realizas tres tareas básicas: transcribir textos (previamente creados), dar forma a algo (antes pensado) y guardar archivos. No hay más. En cambio, fuera de él, del ordenador, dibujo, escribo y me organizo; y cuando lo hago sin ordenador lo hago mucho mejor que con él. Ha sido un descubrimiento reciente. No te rías. Y sí, también hay que decirlo: leo más. Tanta pereza me da abrir el ordenador que esta tarde solo lo he hecho para pasar las notas del examen de Literatura Universal al Excel. Y lo he vuelto a apagar. Apagado, he abierto la aplicación del Kindle del iPhone y he seguido leyendo. Después, con el móvil también, he buscado un texto en ‘El Mundo’ para el examen de 2.° de bachillerato de la semana que viene y lo he guardado vía OneDrive para mañana, después de planchar, abrir el Publisher en el ordenador y diseñarlo. Me chifla Publisher. Me estoy extendiendo más de lo que había pensado; además, no estoy utilizando puntos y apartes. Hoy, me da igual la coherencia y la cohesión del texto. Si algo saco en claro de esta entrada es que regresar al papel está haciendo que me enfoque en lo que de verdad me importa. El ordenador no tiene más fin que el de ser una herramienta que facilita algunas labores, pero la mayoría de ellas, la mayoría de las actividades que realizo pueden prescindir de él. Nos han vendido lo digital como lo óptimo, pero no, lo digital es superficial. Regresar al modo analógico da perspectiva, todo se humaniza, cala, se integra de una manera más humana en el día a día más de cualquiera. Qué sorprendido. Sigo tecleando desde el móvil, pero tengo que acabar. Llevo 24′. Busco alguna foto que haya hecho hoy y le doy a publicar. Desde el móvil con amor. Buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.