20181105 “Ya quisiera yo el coño de santa Teresa”

No sé quién es Sara Moreno, perdón, Cristina Morales. No he tenido el placer de leer nada de lo que le ha salido del coño, perdón, que acabo de confundir unas declaraciones que esta mañana le he leído a la escritora que ha ganado el Herralde: “Ya quisiera yo el coño de santa Teresa”. Qué zafia, pero olé su coño por esos dieciocho mil. Enhorabuena, Morales. Y olé por el otro, por la finalista, por el otro nombre que no recuerdo. Sin wifi se queda cualquiera. Y más si te llamas Veremundo. Sí, me llamo Veremundo.

No sé quién es Cristina Moreno, perdón, Cristina Morales. Sé, gracias a que ha ganado el Herralde, que hizo ficción, es decir, que se inventó un diario de santa Teresa que le llevó a concluir: “Ya quisiera yo el coño de santa Teresa”. Por cierto, ahora que me han traído a la santa a colación, vaya noche más mala he pasado hoy. No se crean que por llamarme Veremundo estoy libre de noches feas y llenas de pesadillas. ¡Lo que me trae mi imaginación! Vaya, vaya. Qué porvenires más negros me presenta la madrugada del lunes. Pero Dios tiene que existir porque ¿saben qué es lo primero que he leído esta mañana, mientras esperaba a que saliese el café? Abría un librito de píos ruegos y rezos que tengo en el cajón donde el revólver y el primero de los textos era de la santa del Carmelo. El texto era…, lo transcribo directamente desde mi memoria porque me lo he aprendido. Con lo duro de memoria que soy yo en otoño, rodeado de los fríos de Úbeda y Baeza.

Sí, en mi memoria ya, pero gracias a la mnemotecnia del “todo” o “nada”:

Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, a quien Dios tiene nada le falta, solo Dios basta.

El original es el primer texto que he leído hoy, lunes 5 de noviembre de 2018:

20181105_065107885_iOS

Qué coincidencia más extraña. Bueno, es extraña porque piensas que todo está regido por el método científico, pero el método científico le falló a Darwin y a Chomsky. Te lo cuenta Tom Wolfe con la ayuda de Wallace y Everett.

Perdonen, de verdad se lo digo, si no se me ha quedado el nombre de la ganadora del Herralde. Será cuestión de suspender el juicio y leerle el libro. Se lo pienso leer, claro que sí. Veremundo con la literatura siempre. Siempre, siempre, siempre. Y después llamaré a mi autor para que me suba una vídeo reseña a Youtube. El nombre que sí me he aprendido ha sido el de Delphine de Vigan. Hoy he empezado su libro Basada en hechos reales. Ya les contaré. Abre a toda tumba, y eso fascina.

Acabo hablando de coños. Algún día le preguntaré a Morales, si me la encuentro alguna vez, a Sara, perdón, a Cristina, por qué quería tener el coño de santa Teresa, si era por pura devoción poética o porque tenía ganas y ansias místicas. Y si no, por qué tan zafia.  Ese misterio me lo tiene que resolver algún día. Es de Graná, está cerca. Espero que lo haga sin malafollá.

Veremundo con la literatura.

Si no te quieres perder lo que publico, suscríbete al blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 60 seguidores

o sigue sus actualizaciones vía Twitter

Un comentario en “20181105 “Ya quisiera yo el coño de santa Teresa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.