Tucholsky, el escritor epistolar maníaco

20180729_093319332_iOSNo sabía quién era Kurt Tucholsky, pero leo el último “Café Perec” y me ilusiono. Tucholsky escribió muchas cartas, como yo. Él cientos y yo decenas. Vila-Matas lo tilda de “escritor epistolar maníaco”. A mí no me importaría que me llamasen de vez en cuando así por la calle: ¡ven!, “escritor epistolar maníaco”. De hecho, me he propuesto escribir una carta al mes, una epístola al mes es el objetivo. Nadie podrá llamarme, con la escritura de una carta al mes, “escritor epistolar maníaco”, pero dentro de un año, ¿quién sabe? Quizás consiga escribir tantas cartas como escribió Samuel Beckett: 15 000. No sé dónde lo he leído, pero lo he leído.

Tucholsky escribía para enamorar. O conquistar. Lo que desconozco es si ahora ustedes me llamarán retrógrado y machista por utilizar la expresión “reconquistar el género epistolar”.

Tucholsky, deduzco, creía en Dios, Enrique Vila-Matas. No le encuentro otra explicación al abuso y utilización del pronombre personal Él, que siempre se ha sustituido, así, en mayúscula, al nombre de Jesucristo, o al de Dios. Los autores cristianos lo demuestran en un pispás; siempre lo utilizan para referirse a Él. ¿Y si lo que pretendía Tucholsky era ser sacerdote y no acabar en la cama con Else Weil?

Todo indica que podría llevar razón puesto que cuatro años después se separaron. ¿La causa?: “Solo he amado una vez en mi vida, a Él”. Está claro. Ahora sí está claro. Lo siento Else Weil.

¿Qué significa todo esto?, se preguntarán los lectores.

Habrá que descubrirlo en Un libro pirenaico, de Tucholsky, que se reía, hasta partirse en dos, del nacionalismo, la burocracia y las convenciones. Así te lo cuenta Vila-Matas en “El mundo según Tucholsky”, recomendándonos, además, Entre el ayer y el mañana y La eternidad de un día.

Magnífico todo. Recuerden, quiero convertirme en un escritor epistolar maníaco para situarme entre Tucholsky y Beckett. Siempre escribí cartas y así es como conquisté a la que hoy es, con decenas de ellas. La fotografía lo demuestra.

Blumm siempre habla de blumm y las cartas que recibe en su apartado postal las contesta todas. Como antes. El objetivo es alcanzar a Samuel.

*Esta entrada pertenece a la categoría “Biblioteca Perec” de este blog, que tiene como fin extraer todos los títulos que Enrique Vila-Matas cita o refiere en su columna Café Perec. El proceso de extracción ha comenzado hoy, 7 de julio de 2018, y no sé cuándo terminará, si termina. El motivo que me anima a hacerlo es sencillo: siempre está mandando el mercado, pero el mercado no siempre me ofrece la mejor literatura. Es lo que pienso, y creo que tengo razón. Busco fuente fresca donde beber originales referencias literarias porque la vida es finita, y muy corta, y porque Vila-Matas nunca defrauda. En definitiva, estas entradas me servirán como repositorio personal de títulos a los que acudir cuando quiera jugármela, y ganar. Y me preguntaba por qué no compartirla; y compartida queda. Disfrútala.
Puedes suscribirte a las noticias de este blog vía correo electrónico, o siguiendo mi  Twitter y Facebook

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.782 seguidores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.