Maupassant nació con una cabeza de esfericidad perfecta

Maupassant nació con una cabeza de esfericidad perfecta. Vila-Matas se refiere a ella en su artículo Los sombreros de Maupassant[1], en Café Perec: “el obstetra que le ayudó a venir al mundo le había modelado la cabeza dejándosela de una perfecta redondez y distinta respecto de formatos habituales”.

La cita la recupera, por lo visto, de una de las 101 notas de a pie de página del libro Maupassant y “el otro” (1934), de Alberto Savinio, que fue traducido por Gabriela Sánchez-Ferlosio allá por 1983 y que ahora, como nos informa Vila-Matas, ha sido reeditado por Acantilado. Compruebo que es verdad: Maupassant y “el otro”. Dan ganas de leérselo pronto, pero lo guardo aquí, en mi Biblioteca Perec. Para cuando cuando.

Leer este artículo me ha recordado un relato de Maupassant, que he releído esta tarde, el titulado Casa Tellier[2], donde la puta Fernande, la buena moza, y Raphaële, la puta de puerto de mar son protagonistas. Bueno, también Rosa la Rucia, una bolita de carne, toda tripa y las chicas de taberna Louise la Pichona y Flora, la Candina, que cojeaba un poco. Un relato divertidísimo que muestra la hipocresía de las ciudades frente la moral más natural de la gente de campo. Divertido, sí. Y recomendable.

La tarde ha transcurrido apacible entre Maupassant y Vila-Matas. Golosa.


*Esta entrada pertenece a la categoría “Biblioteca Perec” de este blog, que tiene como fin extraer todos los títulos que Enrique Vila-Matas cita o refiere en su columna Café Perec. El proceso de extracción ha comenzado hoy, 7 de julio de 2018, y no sé cuándo terminará, si termina. El motivo que me anima a hacerlo es sencillo: siempre está mandando el mercado, pero el mercado no siempre me ofrece la mejor literatura. Es lo que pienso, y creo que tengo razón. Busco fuente fresca donde beber originales referencias literarias porque la vida es finita, y muy corta, y porque Vila-Matas nunca defrauda. En definitiva, estas entradas me servirán como repositorio personal de títulos a los que acudir cuando quiera jugármela, y ganar. Y me preguntaba por qué no compartirla; y compartida queda. Disfrútala.

 

[1] Publicado en “El País” el 25 de junio de 2018

[2] Contenido en El Horla y otros cuentos, Cátedra, 2002

 

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.817 seguidores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

About blumm