¿Será ahogada la mejor novela española por los editores texterminadores?

Esta entrada es fruto de una compra y dos lecturas. He dejado de estudiar para escribirla. La escribo y sigo estudiando.

La primera, la de una entrada de Javier Avilés donde calificaba Nembrot, de José María Pérez Álvarez como la mejor novela española que había leído desde La saga/fuga de J.B. Lo hacía así:

Es la mejor novela española que he leído en años por su narrativa contundente que no se pliega a la comodidad del lector; porque su léxico y su fraseología no renuncia a la rica tradición clásica, al tiempo que con esos elementos elabora un constructo moderno; porque su estructura no lineal, acaso circular, acaso como una O o como una O escrita de forma que no llega a cerrarse, esta configurada de forma que a través de distintos episodios no ordenados temporalmente podamos comprender, y sorprendemos con ello, las personalidades de los distintos personajes, sobre todo de los principales; porque a pesar de esas características, o, más bien, a pesar de lo que podáis pensar después de que las haya destacado, la lectura de Nembrot, sin dejar de ser exigente, es cómoda y satisfactoria; y porque Nembrot apela a la complicidad del lector dejando a la vista los trucos y las referencias al tiempo que le sumerge en una historia interesante y no exenta de misterio.

Y la segunda, la lectura de un artículo titulado “Fábulas del país de Jaula / El porvenir de la literatura”, de Max Hidalgo Nácher, publicado en el número 411 de Quimera, dedicado a Julián Ríos.

He escrito esta entrada porque ambos párrafos son pura complementariedad. Intuyo, además, que Nembrot no me defraudará, aunque tenga que esperar al verano para certificarlo. Tanto me fío de mi intuición para los textos, que, fíjense, quise ser editor, pero no me dejaron. Aquí está el texto de Julián Ríos. Las negritas son mías, siempre mías:

Si la novela, tal como la entendemos como el acto solitario de lectura, desaparece, será como si el ser humano perdiera uno de sus sentidos: una facultad sensual de aprehender el mundo. Como si fuera incapaz de saborear un plato porque ha perdido las papilas gustativas por una mutación vírica; o como si hubiera perdido el oído y no pudiera oír una composición de Bach o de Mozart. En la gran literatura la sensualidad del ser humano participa plenamente. No es solo una aventura intelectual ni un simple entretenimiento, sino también una forma más de gozar de la vida. Y eso a veces no se tiene en cuenta. Es lo que pasa con tantos best-sellers y el producto editorial, que es en realidad un surimi, un sucedáneo, un ersatz. Los historiadores del futuro tendrán que moverse como arqueólogos entre montones de libros para encontrar el ejemplar de la verdadera literatura. Porque, hoy en día, abundan los libros del montón: literatura comercial que dura unas pocas semanas. Y es sustituida por otra muy parecida que tiene también los días contados. Esa producción masiva e invasiva es la que, en realidad, destruye la literatura. Son los libros los que destruyen los verdaderos libros, pues hoy, si el libro no funciona inmediatamente, se destruye. Los textos son exterminados incluso por el propio editor, que se ha convertido en una especie de texterminador. Si nos ponemos pesimistas podemos imaginar un futuro en el que la función de leer sea encomendada a los robots. Y ese curioso cíborg o cyborges descifrará los volúmenes polvorientos de las bibliotecas definitivamente abandonadas.

Quiero leer Nembrot.

Puedes seguir a BLUMM en Twitter e Instagram y suscribirte aquí a la Newsletter del blog: 

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.799 seguidores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s