El Sr. Oliver Wendell Holmes, en su fascinante libro, El Profesor de la Mesa de Desayuno nos da la siguiente regla para saber cuándo un humano es viejo y cuando joven: «El experimento crucial es este: ofrece un hermoso bollo al individuo sospechoso exactamente diez minutos después de cenar. Si lo acepta y devora con facilidad, queda demostrado el hecho de que es joven». Wendell nos cuenta que un ser humano, «si es joven, comerá lo que sea, a cualquier hora del día o de la noche». Para determinar la salubridad del apetito mental de un animal humano, pon en sus manos un tratado —mínimamente bien escrito— sobre algún tema popular —un bollo mental. Si lo lee con entusiasta interés y toda atención y si, tras la lectura el lector puede responder preguntas sobre el tema, la mente está a pleno rendimiento. Si lo deja educadamente, o quizá lo manosea algunos minutos y entonces dice: «¡No puedo leer este estúpido libro! ¿Me puedes alcanzar el segundo volumen de el Misterioso Asesinato? Puedes estar perfectamente seguro de que algo va mal en su digestión mental.

Lewis Carroll en Alimentar la mente, Gadir, 2009

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s