«Los libros malos son un veneno intelectual que destruye el espíritu. Y porque la mayoría de las personas, en lugar de leer lo mejor que se ha producido en las diferentes épocas, se reduce a leer las últimas novedades, los escritores se reducen al círculo estrecho de las ideas en circulación, y el público se hunde cada vez más profundamente en su propio fango».

La cita con la que empiezo este artículo y mis vacaciones es de Enrique Vila-Matas. La leí hace años en Bartleby y compañía y desde entonces quedó archivada en el fichero de notas de los libros que leo. Recurro de vez en cuando a este archivo para hilar temas sobre los que escribir. Pero no solo descubrí la de Vila-Matas sino que di con otra muy buena de Francisco Umbral que justificaba la escritura de este artículo: «Cuando no se tiene nada que escribir, pero se sigue escribiendo, […] es por donde mejor se les conoce como escritores. Escritor es el que lo es más allá de sus temas. El que solo escribe cuando tiene algo que decir, es un señor que dice cosas.»

Con estas dos cartulinas sobre la mesa empecé a escribir…

sigue leyendo en LACONTRADEJAÉN (1/AGO/17)

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s