"La inspiración llega con tan solo abrir un periódico"

Abarrotar una sala, ¡en Jaén!, con capacidad para doscientos lectores, no era fácil, pero Antonio José Alcalá lo consiguió. La fotografía del recorte de prensa demuestra que se podía.

Tuve la oportunidad de presentar al autor y descubrir algunas veredas de la novela. Dios no come caracoles la he leído tres veces —y no es una exageración—; en ninguna de las tres me he sentido defraudado. Sí entretenido y «protegido» por el protagonista principal, Ochoa. Pero es que además, me ha recordado tanto Dios no come a las Spanish Tragedy que

Estuvo bien. Fue mi primera presentación y supuso un acto importante para mí, lo reconozco, aunque no fuese el protagonista. Algo nervioso, también. L grabó un vídeo con mi intervención y cuando llegué a casawifi lo subí a Youtube desde el móvil chino (temporal) que tengo para tuitearlo así:

Hoy Diario Jaén publica la noticia de la presentación (Pepi Galera, mi segundo apellido es ¡Montero! y no Montoro, mujer, por favor, que me dan un coraje estos detalles…)  con la fotografía que demuestra que en Jaén se lee más de lo que te crees y que por lo menos doscientos lo hacemos y nos divertimos asistiendo a presentaciones de libros muy divertidas, como la de ayer; y casi que solo nos basta eso para ser felices, de verdad.

La charla del autor fue amena y divertidísima. Entretejida entre octavillas escritas con tinta verde y que encarnó una expresión que recoge María Moliner en su Diccionario de uso del español: *tener tablas (se dice de una persona, actor o aficionado, que se maneja con desenvoltura en un escenario. Por extensión, tener mucha experiencia en un trabajo y, por consiguiente, facilidad y soltura para realizarlo). Tantas tablas tuvo que pensé armar con ellas —te lo prometo— un barco y por qué no, una flota. ¡Enhorabuena, Antonio José!

IMG_20170211_124456.jpg

Acabo con una invitación para que conozcas quién es el autor, al que por cierto, le estoy buscando una eficaz agente literaria. Para ello te invito a que visites su blog que nombró como una de sus novelas, Un charlie cualquiera.

Pasa buena tarde y lee, amiga, amigo.