La gloriosa novela de Wenceslao Fernández Flórez

HOY HE LEÍDO otro original que me ha gustado. De pe a pa. Llevo algunos domingos —solo leo originales los domingos— muy divertidos. Y ahora, con nieve fuera, no pega hacer otra cosa que tirar café, sentarte en la mesa camilla y leer todos los originales habidos y por haber y por cuya lectura cobro, por supuesto que cobro. ¿Cómo si no, iba a seguir comprando libros? Pero la entrada de hoy la escribo para recomendar un libro que descubrí gracias a un amigo. Mi amigo se llama Cotidiano Sémper. Sí, así es como firma los manuscritos que envía a los premios literarios. Cotidiano Sémper está estudiando. Cotidiano Sémper está preparando con mucha fe las oposiciones a secundaria de la especialidad de Lengua y Literatura. Tiene algunos años menos que yo y ahora, a los cuarenta y pocos, se ha puesto a estudiar oposiciones. Él es libre. Él, que es un tío de libros, es muy libre de preparar lo

read more La gloriosa novela de Wenceslao Fernández Flórez

La voz de la vida ya cuajada

El domingo quiero hablar de este librito, del porqué lo estoy leyendo, de por qué me está gustando y por qué Wenceslao me está subyugando; de por qué noquea. El domingo. «Cuando un hombre consigue llevar a la fraga un alma atenta, vertida hacia fuera, en estado —aunque transitorio— de novedad, se entera de muchas historias. No hay que hacer otra cosa que mirar y escuchar, con aquella ternura y aquella emoción y aquel afán y aquel miedo de saber que hay en el espíritu de los niños. Entonces se comprende que existe otra alma allí, infinitas almas; que está animado el bosque entero; almas infantiles también, pequeñitas y variadas, como mariposas, y que se entienden, sin hablar, con la nuestra, como se entienden entre sí los niños pequeñitos que tampoco saben hablar. Pero los hombres suelen llevar rayada ya —como un disco gramofónico— la superficie endurecida de su ánimo, con sus lecturas y sus meditaciones, con sus placeres y

read more La voz de la vida ya cuajada

¡A aprender [para nutrir tu escribir] al asilo!

Es un texto bello el que vinculo al final de este post. Es de Landero. Está escrito hace veinticinco años y puede ser un texto con clara capacidad para multiplicar por «ene» la producción de nuevas novelas, relatos y cuentos. Todo va a depender del que escribe: si se entrega a la tarea de escribir y si tiene vida que contar. Hoy, ¿qué cuentan los novelistas? ¿Cuáles son sus fuentes? ¿Qué experiencias han tenido? ¿Cómo hacen la mezcla? ¿Qué densidad consiguen para que la mixtura experiencia-imaginación brille como literatura? De esto nos habla Landero. De esto y de la naturaleza del hombre: «El hombre es un narrador». Todos narramos (de manera oral o de manera escrita) todos los días de la semana, incluso los lunes. A algunos nos gusta, además, escribir lo que nos sucede, o como en este caso, contar e interpretar un artículo de Landero. Nos gusta narrar y recrear con palabras sin más pretensión que la de

read more ¡A aprender [para nutrir tu escribir] al asilo!

No todo el que gana un concurso de novelas es Dostoiewski

No me resisto. Transcribo este texto de Pedro de Lorenzo que he encontrado en Elogio de la retórica esta tarde en la biblioteca pública. Me ha gustado. Y sí, el domingo vincularé el artículo que hace veinticinco años escribió Landero y que me ha servido para saber qué es un texto argumentativo. Lo prometo. Os remito a la entrada anterior, donde se halla el hilo. Cose. Te espero el domingo. Ahora, lee: «Vivimos hora en que el énfasis se ha personalizado y corre en declaraciones periodísticas por las vías de la falsa modestia o la arrogancia mendaz. Al triunfador de cualquier concurso de novelas se le pregunta por el tiempo que le ha llevado su obra; un alto tanto por ciento se arrogarán el haber tardado en escribirla menos de lo que el mecanógrafo invertiría en pasar a limpio los originales. Cosa comprensible; no todo el que gana un concurso de novelas es Dostoiewsky, a quien Los Karamazof le exigieron

read more No todo el que gana un concurso de novelas es Dostoiewski

Narrar por instinto de libertad

HOY HE LEÍDO un artículo de Luis Landero escrito hace veinticinco años. Permanece fresco, como ese musgo que se adhiere a las fuentes con caños gordos que hay en muchos parajes de Cazorla y Mágina. Yo siempre acaricio ese musgo, que es muy verde y muy oscuro. Para mí, es como un talismán. El texto de Landero, decía, es muy, muy fresco. No voy a hablar hoy de él. Solo enunciaré las premisas del tercer párrafo y el argumento que ofrece así como la conclusión final que extrae. Sí, los textos argumentativos son golosos. Este de Landero también. A mí me entretienen. Además, esta semana me ha dado por estudiar en los ratitos libres de la tarde más sobre ellos. En esa tarea andaba cuando me he topado con uno deslumbrante y me he dicho que estaría muy bien hablar de él en el blog pero lo confieso, he comprobado estos tres últimos días que me resulta dificilísimo escribir post

read more Narrar por instinto de libertad

¿Usar la lentitud?

HOY HE LEÍDO una entrevista de Carl Honoré, líder, embajador y divulgador del Movimiento Slow. La vinculo al final del post, por si te apetece leerla. En ella se citan tres libros de los que me gustaría leer alguno, por ejemplo, este: Elogio de la lentitud (2013). ¿Por qué quiero leer Elogio de la lentitud? Porque quisiera compararlo con el de Pierre Sansot que ya tengo en casa y que leí hace muchísimo tiempo: Del buen uso de la lentitud (1999). ¿Por qué no descubrir más argumentos que me sirvan para ralentizar un poquito la vida? Porque más rápido no se puede ir, más rápido no nos pueden hacer ir, ni estar más hiperconectado, ni menos enfocado. Así es imposible leer todo lo que quieres leer, ni podrás pintar todos los cuadros que quieres pintar. ¡Ay! si te devolviesen todo el tiempo que te están quitando… Y claro, las consecuencias son trágicas: tampoco paseas y no pasear supone que no

read more ¿Usar la lentitud?

Silencio, educación y sucedáneos

HOY HE LEÍDO el título los dos próximos libros que me gustaría leer. Han quedado recogidos en la libreta que tengo en Evernote para tal fin: «Libros que quiero leer y/o comprar». La creé hace un par de meses y tiene ya 74 referencias bibliográficas. Un desmán. Quien me descubre a Shusaku Endo es Juan Manuel de Prada que escribe lo siguiente sobre Endo: «En diversas obras, Endo reflexionó sobre la difícil tensión que el evangelio y las tradiciones espirituales propias del Extremo Oriente han mantenido a lo largo de los siglos; y no se ha recatado de exponer, en su más íntima crudeza, los tormentos padecidos en épocas pretéritas por los cristianos en su país, así como las dificultades a las que un católico se enfrenta en el Japón contemporáneo. Tal vez esta fuese la razón por la que Endo fue privado del premio Nobel, en beneficio de Kanzaburo Oé, más dócil a las modas y políticamente correcto; pero

read more Silencio, educación y sucedáneos

Hoy he leído que Cervantes fue un poeta mediocre

HOY HE LEÍDO que Cervantes fue un poeta mediocre. Es una lectura que recomiendo si dispones de sosiego y tiempo; compruebo que no, por eso te capturo el cuarto párrafo: He empezado a construir otro blog, de manera muy mental, por lo que el destino que le espera a este, ya lo saben, es la destrucción, o mejor aún, la autodestrucción. Y la mejor manera de destruir un blog es publicar con más frecuencia, contando con todos o casi todos los días de la semana, incluido el lunes, como pretendo hacer desde ahora con entradas de doscientas, trescientas y cuatrocientas palabras. Countdown! A ver si lo consigo. Será una tarea ardua. Cuando lo destruya puedo ser capaz, sin que me dé ningún cargo de conciencia, de comenzar otro. Si leen la primera entrada de este blog, que es del 6 de febrero de 2011, el fin por el que lo abría todavía no me ha quedado claro después de cinco

read more Hoy he leído que Cervantes fue un poeta mediocre