Es un caudaloso escritor, constructor de una extensa flota

Hoy domingo he escrito: «No voy a escribir sobre La herida se mueve». Hoy no. Postergo la escritura de la reseña. Quiero releer la novela antes de escribir algo sobre ella. Ya está bien del Fast Fast Read, y de la Fast Food, por supuesto. Hoy domingo me he ensimismado con un cuaderno de notas de lectura del 2009. Como estaba incompleto, he aprovechado para reutilizarlo y completarlo porque todavía le quedaban bastantes páginas en blanco. Y ha tenido el honor de hacerlo Ante todo criminal, de Juan Aparicio Belmonte, que lo he empezado hoy (qué narrador tan «currado» tiene esta novela). Al abrir ese cuaderno al azar he descubierto esta nota manuscrita: Pero… ¿qué es el talento? Si los necios se imaginan que un literato es un tipo que se pasa la vida sentado en un café, y de vez en cuando escribe sirviéndose de este misterioso e indefinido «talento» novelas y cuentos más o menos logrados, ya es hora de que revisen sus

read more Es un caudaloso escritor, constructor de una extensa flota

¡Mójate!

Ordena cronológicamente los siguientes versos.  Inténtalo al menos una vez antes de leer la solución o la propuesta de solución que te ofrezco y te ofrece María Morrás:

Mario Muchnik sobre los libros basura

-Las ventas millonarias de ciertos “libros-basura” hinchan las estadísticas y esconden el hecho de que sean raquíticas las ventas de libros buenos. La perspectiva de librerías más despejadas, menos intimidantes, me lleva a pensar, eso sí, que en un futuro no lejano los lectores de libros buenos aumentarán. Tal vez sea tomar deseos por realidades, pero preveo que las librerías medianas o grandes se parecerán cada vez más a los buenos mercados de productos alimenticios. Mercadería abundante pero nada de caos. Las manzanas junto a las naranjas, pero separadas de las coles. El código Da Vinci junto a Harry Potter, pero separado de Cien años de soledad. Mucha luz, un ambiente acogedor, el bullicio alegre de los mercados. Me estoy refiriendo, en definitiva, a una separación clara de géneros, que no existe hoy. Es difícil que en un concierto rock intercalen el “Claro de Luna”, de Beethoven. Sin embargo eso es precisamente lo que pasa en las librerías. Mario Muchnik

read more Mario Muchnik sobre los libros basura

Volví a cargar y volví a disparar

No sé si han leído La familia de Pascual Duarte, de Cela. Yo sí. Esta semana, en esas decenas de periodos de veinte minutos que te ofrece el día la releí. Todo fue posible gracias a un autopacto —¡qué asco de palabra!—: «si sales de casa y compruebas que llevas tu teléfono móvil, comprueba también que portas un libro, de papel o electrónico; vaya a donde vaya, me dirija a donde me dirija». Ese era el autopacto. Así. Y se refuta: lees más, demasiado más. Teléfono y libro no son una pareja natural pero a mí me importa dos bledos eso. Ayer por la tarde terminé de leerlo. Qué obrita de arte. Y ayer por la noche sucedió, por desgracia. Ayer, ayer, ayer. Y hoy, entre el acíbar y las noticias que volaban junto a Heráclito en Twitter (París, París y París, ese sitio donde bien valía una misa), me imaginé durante una milésima de segundo —solo una porque somos

read more Volví a cargar y volví a disparar

El domingo resulta ser bien poca cosa

Dije que publicaría «todos los domingos» pero la realidad es otra: «cada dos domingos». Es decir, publico cuando me da la gana. Y así continuaré. La entrada de hoy es una reflexión en voz alta en torno al ritmo de publicación en este blog, y a este blog mismo. Voy a soliloquiar en el siguiente párrafo. Me apetece. Hace tiempo que no lo hago. Saco punta a la primera persona. Punto y aparte. Las visitas a este blog han descendido y ¡claro!, peras al olmo no puedes pedir si te dedicas a publicar de higos a brevas. Lo comprendo, no me llores. Además, he abandonado los dominios de la página (lamaniadeleer y bernardomunuera). Vuelvo al WordPress de toda la vida. ¿Recuperar la esencia? Más olmos sin peras. Pero hay más: abandoné ciertos derroteros que alimentaban la web; me «aburrí» de la industria editorial, me empalagué de manuscritos y lo que menos echo de menos: me tiré del tren tirano de la

read more El domingo resulta ser bien poca cosa