Que la lírica no traiga ruido

Este blog sigue virando y vira vira como la vida del zagal que lo mantiene, que soy yo. Ya llevo un mes sin leer novedades editoriales. Vivo mejor. Vivo casi sin estrés. Corolario: vivo sin estrés, vivo mejor y vivo sin novedades. Terminé de releer el Lazarillo de Tormes y sería capaz de contestar a las preguntas que Jesús Felipe —que en paz descanse— presentaba en este test sobre dicha joya de la picaresca que he descubierto gracias a Eduardo López. Gracias. Esta semana ha entrado un nuevo libro en casa: Estructura del texto artístico de Yuri M. Lotman (Istmo, 1982). Estoy refrescando conceptos sobre la lírica y sus convenciones, sobre su importancia como manifestación artística anterior a la prosa. ¡Oh! Me refresco con lírica por gusto y mero placer. Sobre todo por placer y bienestar futuro. Quien trabaja la lírica, se trabaja su futuro, pienso. Y así llevo un tiempo, entre elementos de métrica, libros de métricas españolas y ritmos trocaicos, dactílicos y

read more Que la lírica no traiga ruido

Medir el ritmo de lectura

Hay actividades que solo puedes hacer en domingo. Sigue faltando un curso llamado “Cómo gestionar los domingos”. — Rafael Sarmentero (@rafasarmentero) septiembre 20, 2015 Hoy solo quería subir y exponer esta nota que encontré mientras ordenaba Evernote. Desconozco su procedencia. Me extraña porque suelo apuntar la fuente de dónde procede la información. Mide tu ritmo de lectura. Puedes sorprenderte. Aumentarlo redundará en la industria editorial y en la librería de tu barrio; y cómo no, en Amazon. Te animo a que lo incrementes. Ánimo.  

Regresar al clásico literario es "detox"

Este incendio no puede darme muerte. Fernando de Herrera para mí. Solo puedo escribir en domingo. No ha tiempo ni lugar para hacerlo otro día de la semana, ni otro momento, ni todas las semanas. Hoy cuento que, después de un tiempo o casi dos, regreso a los clásicos. Permaneceré con ellos hasta el verano que viene aunque mi deseo es leerlos desde ahora, siempre. La primera razón que aparece lo hace en forma de simple símil: los clásicos son como una dieta que depura. ¿Qué considero clásico? Considero clásico a ese autor y obra que todavía incluyen en los currículos de educación secundaria y bachillerato, esos textos que, desde 2º de B.U.P. como mínimo, ni leía ni estudiaba. El truco que te permite relamer el jugo de esta literatura no reside en la lectura sino en la «estudia» de esa literatura. Por ejemplo Garcilaso de la Vega, el Poema de Mio Cid, Góngora, Lope de Vega, Quevedo, Fernando de Herrera,

read more Regresar al clásico literario es "detox"