Rechaza la sed de libros

Después de un día al sol no me queda otra opción que, para cumplir con el post del domingo, recoger todos los libros que esta semana han pasado por mis manos, ponerlos en fila y extraer algo de ellos, copiar y pegar, transcribir. Así de simple. Todos. El sol seca el seso y el cloro lo adormece. hoy, esto. (Los libros están vinculados a Amazon). Del Poema de Mio Cid, edición de Colin Smith, un póker de subrayados de las notas finales del autor: 1518 Sonreír es evidentemente un acto espontáneo, pero en su colocación aquí y manera de uso, existe cierta semejanza con la frase adverbial latina hilari vultu, por ejemplo. 1431 y se reirían con el jovial antisemitismo 1241 El Cid se deja crecer la barba como señal de dolor por su destierro, según una práctica común a muchos pueblos. 348 Golgota tuvo el acento en la a hasta el siglo XVI 281 permaneceréis aquí, es un pleonasmo extraño. De la Biblia:

read more Rechaza la sed de libros

Agostado

Agostado. «Agostado» iba a ser la única palabra para un domingo de agosto pero he dado un paso más y me recreo en el verbo que la origina porque «Cava de las viñas» no me convence. Hay belleza. No sé explicar esa belleza. A mí me aturde. Me ensimismo con estas búsquedas. Hay belleza, no mientan. Miren. Y después, conjuguen. Más belleza. Y la belleza se hace verso. Empeñado sigo. Garcilaso me ha llevado a Fernando de Herrera. Antes me presentó a Boscán. Garcilaso es como un quicio. Había poetas, solo poetas. Al vuelo abro Poesía castellana original completa de Fernando de Herrera editada en Cátedra (a ¡¡113,98 €!!) y encuentro estos versos de la “Elegía VI” que me gustan, con los que hoy me identifico aunque en ellos no aparezca ni «agosto» ni «agostado». Ahora bien, ¿para qué sirve la semántica y tu retórica? ¡Chuzón tú!      

Garcilaso de la Vega murió por una «pedrá»

Seguro que no sabías que la obra, que toda la obra de Garcilaso de la Vega te la puedes leer en menos de cinco horas si te diera la gana. Ahora que me he hecho amigo del cronómetro y de Bach, leo así, y cuando termino mi sesión diaria de lectura apunto en alguna guarda del libro el tiempo que he invertido. Después sumas en sexagesimal y ya está. Con la edad vas adquiriendo hábitos, y sobre todo manías, manías graciosas con las que te entretienes. Esta semana he disfrutado con dos libros: Poesía castellana completa de Garcilaso de la Vega (Cátedra, 1989), que lo he acabado (Lo tienen a 2,70 € en Iberlibro), y La religión de un médico y el enterramiento en urnas de Sir Thomas Browne (Reino de Redonda, 2002), que es una purísima golosina. Qué ridículas quedan todas las novedades y todos los bestséller del mundo, María, en habiendo libros como estos. Pero seguimos leyendo novedades y seguimos consumiendo bestséller

read more Garcilaso de la Vega murió por una «pedrá»

El proceso de escritura de los demás me entretiene

Inés entrevistó a César. Pablo me cae muy bien aunque la temática con la que colorea sus novelas sea de otro siglo. Rafael es cartesiano y por eso progresa. Todo lo que rodea al proceso de escritura de los demás me entretiene. El proceso de escritura es el meollo. Suele ser la forma material que adopta o que coge prestada la forma inmaterial de la ficción, de la creatividad, que expulsa ficción. Como un volcán. ¿Es el proceso de escritura el surco por donde corre, pendiente abajo, la lava de la ficción? Inés entrevistó a César en estas dos fotografías. Si pinchas sobre la que te dé la gana algo te llevará a la entrevista completa que Inés hizo César. ¿Es la escritura disciplina, César? ¿Cómo ha cambiado el mundo editorial, César? Pablo me cae muy bien aunque la temática con la que colorea sus novelas sea de otro siglo es una entrevista que vi en Youtube hace una semana

read more El proceso de escritura de los demás me entretiene