La festinadísima carrera de los blogs literarios

No iba a escribir esta entrada. No era mi intención enumerar 15 blogs literarios. No lo iba a hacer pero excarcelo el post. El origen, en una mujer: Claudia.

Es en los comentarios que hago a un post de la escritora titulado Hagamos 764 listas y después destruyámoslas donde se origina mi particular selección, y elección.

¡Ojo!, Claudia escribe ese post haciendo referencia no solo a la publicación primigenia que lo originó todo, Las mejores bitácoras literarias, publicada el 29 de julio en El Cultural, sino a la respuesta que Alberto Olmos escribió con su antológico ya Mapa condicionado de la blogosfera literaria española y a la entrada reivindicativa que escribe Carolina León en Ya estamos otra vez. Recomiendo la lectura de la tetralogía Claudia-Carolina-Alberto-El Cultural, próximo best-seller (independiente).

Pero no entro ni a discutir ni a valorar la presencia de blogs literarios escritos por mujeres en la primera lista que publica El Cultural. No me interesa esa polémica porque tampoco me concierne ya que leo blogs escritos tanto por mujeres como por hombres. Como dice Ayala en Muertes de perro -parafraseo la expresión-, no me voy a pasar las horas muertas hilando baba en la ventana discutiendo sobre el género de quién escribe los blogs literarios. No me interesa. El objeto, creo, supera esas diferencias. La literatura, los libros, las letras y la vida que hay en ellos,  y el objeto no es el género de quien lo escribe, apaga la discusión en mi cabeza.

Dicho esto, escrito mejor que dicho, he de reconocer que me ha costado seleccionar 15 blogs literarios. Son blogs que leo, como mínimo, un par de veces en semana y que están en dos carpetas de las veintiséis de mi Google Reader. Las carpetas donde están ubicados son: “Escritores con blog” y “Libros y Literatura”.

¿Y qué función tienen estos blogs? ¿Por qué los leo con más frecuencia que otros? ¿Por qué los considero mi particular top fifteen?  Algunas razones:

  • Me muestran interesantísimas referencias bibliográficas. Y yo, que leo mucho y tengo un blog titulado Manía de leer, imaginad.
  • Además de referencias, suelen tratar temas que circundan a la cultura. Son, permitidme la expresión, literatura de cultura y por tanto, cultura literaria.
  • Están muy bien escritos y con peculiar estilo. Una cosa es escribir y otra escribir sobre literatura y cultura. El estilo no solo sirve para escribir novelas, esquelas y peñoladas.
  • Algunos escriben algunas de sus entradas con fina ironía y ¿dónde va un cerebro sin ironía por la vida? Yo no puedo sobrevivir sin ella.
  • Cinco de ellos tienen un gran aparato conceptual y crítico; pura crítica literaria que me deja fascinado.
  • Todos, o casi todos huyen del miles gloriosus, de la arrogancia antipática.
  • No son desvaídos figurones, snobs literarios, gustadores de los cenáculos decadentes, con ritos y santorales de métrica francesa. No, no lo son y parafraseo ahora a Valle-Inclán.
  • Muestran su hilacha cuando escriben sobre sus temas favoritos y así exponen sus verdaderas cualidades. Son inconfundibles y muy profesionales.
  • Sus autores no se pagan por escribir.
  • Sus blogs no están en plataformas de medios de comunicación para mover masas.
  • Escriben sobre libros y tendencias literarias, editoriales y editoriales independientes. Blogs que provocan en muchos lectores el necesario impulso para coger un lápiz, anotar un título, un autor e ir a encargarlo a la librería o solicitar una desiderata en la biblioteca pública.
Saco algunos porcentajes:
  • el 33 % de los blogs que están en mi top fifteen están escritos por mujeres.
  • el 27 % del top fifteen coincide con los de El Cultural.
  • el 40 % del top fifteen coincide con los blogs que enumeró Alberto Olmos.
  • el 26 % están escritos por periodistas.
  • casi el 70 % son de escritores. Dato interesante (for me).
  • solo el 7 % de mi top fifteen coincide con los blogs que enumeró Carolina León.
  • y con los blog de Claudia, coincido en un 33 %. No está mal.
En fin, los números también saben hablar. Ahora solo queda enumerar, y lo haré también por orden alfabético, el top fifteen de Manía de leer es:
Aquí quedan enumerados los quince blogs que leo y que hablan de libros y literatura. Suponen el 5 % de mis suscripciones Google Reader. Están bien localizados. Sé cuando despiertan porque pasan a estar en negrita en una carpeta concreta. Me gustaría saber cuántos lectores, potenciales siempre, suman entre todos. Sería un número que os aseguro, asustaría (a las editoriales más). Y lectores exigentes con sus lecturas, del tipo tres, cuatro, cinco libros al mes, sin best-sellers de por medio. No tengo nada más que decir, y menos que escribir. ¿Y los tuyos, cuáles son los tuyos? Apúntate a la festinadísima carrera de los blogs literarios.
  • * festinadísima carrera: carrera sobremanera precipitada ; el verbo festinar, apresurar, se emplea en algunos países de América (Dic. Real Acad., 678; Mainer, 49, nota 1).